52
Jesús Andrés Pico

HA MUERTO EL AÑO, VIVA EL AÑO

Todo pasa y todo queda, que escribió Machado y popularizó Serrat, o aquel modular rítmico de todo tiene su fin, para los que ya tenemos una edad, siento que ya llega la hora… El paso del tiempo en definitiva, este llegar al fin del camino iniciado con el albor del año, golpeando, semana a semana las teclas del ordenador porque quede memoria de mi paso por las redes, acaso un verso memorable. El último golpe, sí; no una despedida sino un hasta luego.

Y aquí andamos con el año casi vencido haciendo balance de lo escrito en estas 51 semanas previas, de lo vivido, que nos quiten lo bailado, y sentido en este 2018. Y esperando al 2019 con uvas y cava por seguir la tradición.

Comencé el año hablando del placer de escribir para continuar con un poema recién nacido y un proyecto de relato por entregas que no llegó a buen puerto. Creo que algún relato y más de un poema alcanzan cierta calidad y el conjunto es aceptable. La experiencia, desde luego, ha resultado positiva, tanto que, como el sistema permite hacerlo, continuaré el año próximo, mas cambiando de registro. La idea es golpear con epístolas, no morales ni en verso, misivas dirigidas  a un antiguo amor, aún ignoro su número ni si las situaré en el género de relato o no ficción. Epistolario de Amelia, será su título.

Varios de los poemas publicados formarán parte de mi próximo libro que ha de nacer en 2019, Continuidad de la luz. Recogerá también, al igual que hizo Orento, y prosiguiendo donde éste lo dejó, todos los poemas que han recibido algún premio o reconocimiento. Siete en el presente año: tres primeros premios, un segundo y tres finalistas, tres de ellos ya editados en antologías. Y seguiremos sumando, ya hay varios esperando los oportunos fallos.

Continuaré escribiendo esos 52 golpes o latidos de mi corazón roto. Mi corazón, ya sabéis, se detuvo en 2016 y a principios de año la Seguridad Social dictaminó incapacidad para el desarrollo de la actividad habitual, pasando a ser un pensionista más, con tiempo y deseos de escribir y alimentarme de versos como el pan de cada día.

Habrá 52 nuevos autores batiendo el cobre junto a los supervivientes de 2017 y 2018, para acercaros sus vivencias, deseos e invenciones y hacer del 2019 un año más feliz y habitable.

Que así sea. Nos leemos.

Publicado la semana 52. 28/12/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
No ficción
Año
I
Semana
52
Ranking
5 144 3