Semana
37
Jesús Andrés Pico

LA CIUDAD DEL AGUA

Género
Poesía
Ranking
3 135 2

Uno sabe que existes y amaneces

con los pies en el agua cada día,

hasta puede llevarte en un bolsillo,

perderse por tus dédalos virtuales

y besarte en el fondo de una góndola

sin conocer el aroma melancólico

que exhala tu grandeza derruída.

Uno sabe que existes pues miraba

expectante en San Marcos el  regreso

de Marco Polo cargado de experiencias

para explicar el mundo indescriptible,

para verte después con otros ojos

que te vieron también de otra manera.

Pero hay que estar al menos en la vida,

aunque sea una vez, entre suspiros

mirándote a los ojos frente a frente,

paseándote así , como fundido

con el agua y las losas de tu cuerpo,

entre tanto turista despistado

acunado al vaivén de tus andares.

Uno sabe que existes y se vuelve

del revés los bolsillos y se instala

en tu olvido de muerte iluminado,

te camina con pasos tan antiguos

como el eco de lunas y de vientos

que ocultan tus ventanas ya sin ojos.

Acarician la voz y la mirada

los mármoles, la piedra, los canales

y siento entre mis manos otras manos

y descansan mis labios en el tiempo

que expira, rojo y loco, en otra boca.

Amarse pese a todo es en Venecia

mandamiento no escrito que eterniza

la magia del momento y nos iguala

a todos los amantes que en la tierra

descubrieron la luz de los instantes,

del  placer que se instala para siempre

en la noche del agua y de los sueños.

Uno sabe que existes y te ama

más allá de esplendores y fracasos,

ciudad que vas abriendo  ante mi proa

las aguas bendecidas por la dicha,

la noche y la mañana entrelazadas,

la intensa brevedad donde los besos

se mecen  para siempre en tus canales.

 

                      Venecia, 12/09/2018

Publicado la semana 37. 16/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter