37
Jesús Andrés Pico

EL VIAJE MÁS LARGO

No es el viaje más largo aquel que dura más,

ni es el tuyo más corto por no haber viajado lejos.

 

No es más largo el viaje de quien zarpa y regresa

al puerto de partida y torna a navegar.

Ni siquiera el de aquel que no abandonó su alfoz

y, sin embargo, recorre todas las tierras, vive

innumerables vidas y viaja a las estrellas.

Tan largo es el trayecto que los pies recorren

como el del corazón y los sueños.

Ninguno es el más largo porque todos lo son.

                                                                      

El viaje que iniciamos al nacer a la vida

es igual para todos, aunque sean distintos

los tiempos, los trayectos. Conviene no olvidarlo.

Y sentir que en el viaje nos va más que la vida.

 

 

Es el viaje más largo el viaje sin retorno.

No importa la distancia, ni el tiempo, ni el camino.

No importan las fronteras ni los pies que nos llevan.

Pero sí la compañía, el apoyo y el beso,

el temor, la alegría, la mano

que nos tiende su espacio y su calor.

Y el dolor en los pasos

como una penitencia impuesta desde antiguo.

 

En el viaje más largo nosotros nos hallamos

mirándonos de frente, tendiéndonos las manos

un noviembre cualquiera.

Y heredamos las naves, las sillas, los fracasos,

heredamos la lengua, los nombres, el deseo

de traspasar la muerte, llegar aún más allá,

completar el periplo eterno de la vida

en barcos de papel, en ruedas que nos llevan

y vientos de ilusión, solitarios, unidos.

 

En el viaje más largo tú, y yo, y todos

-nosotros- nos soñamos.

Publicado la semana 141. 13/09/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
37
Ranking
3 187 0