Semana
13
Jesús Andrés Pico

INGENIERÍA DEL ALMA

Género
No ficción
Ranking
0 161 0

Hace poco más de una década que volví a tomarme en serio esto de escribir y de escribir sobre todo poesía, presentándome a ciertos certámenes, abriendo mi primer blog en una página ya desaparecida (La Coctelera), colaborando en internet y antologías varias en la medida de lo posible, asistiendo a eventos literarios y algún que otro programa de radio… Como consecuencia mi círculo de escritores, poetas en su mayoría, de mayor o menor entidad, ha ido aumentando, como también se ha incrementado el número de músicos conocidos, cantautores y guitarristas en mayor medida, por maridar en especial dimensión su música con la poesía dicha en voz alta. No voy a citar nombres, aunque se me vienen muchos al caletre, algunos muy buenos. 

Si citaré a Joaquim Teruel Ortega porque mi intención es hablar de él porque el pasado sábado 24 presentó en la Cava Urpí de Sabadell su primer disco como guitarrista y compositor: Ingeniería del alma.

Joaquim nació en Sabadell. Es ingeniero y recientemente le ascendieron en la empresa en la que trabaja. Aunque su verdadera vocación es la música, concretamente la que emana de las seis cuerdas de la guitarra española. Y tocando la guitarra le conocí en una maratón de poesía que cada año organiza una asociación poética de Sabadell. Una maratón es una aberración lírica, un calvario de tres o cuatro horas de duración donde recitan un gran número de pseudo poetas o rapsodas de segunda fila, alternando con algún número musical, normalmente soportable. Y ahí estaba el guitarrista, acompañando a los lectores, intérpretes o lo que fuéramos. Y aún ejecutó al menos un par de temas con sus ágiles dedos. Volvimos a encontrarnos más veces y en el primer recital de Poesia a Trenc d’Alba que yo coordiné, contamos con él. El saludo y felicitación final de anteriores encuentros fue a más y nació la amistad. Nos acompañó en Mataró Radio a tres poetas del grupo, juntamente con Dani Blanco, un joven guitarrista de Senmenat que ha estudiado, como él, en la escuela de guitarra flamenca de Rafael Cañizares, según se refleja en la promoción de su disco:

Joaquín Teruel inició los estudios de guitarra flamenca a la edad de 8 años. En los 80 comienza a recibir clases del maestro Rafael Cañizares, empieza a actuar en peñas flamencas y festivales de la provincia de Barcelona, acompañando al canto y actuando como solista. Posteriormente inició los estudios de guitarra clásica en el conservatorio para completar su formación. Fascinado por el mundo de la composición, empezó a crear sus propias obras y a realizar conciertos por toda Europa y toda la geografía española.El disco “Ingeniería del Alma” es la liberación de los sentimientos del artista a través de su guitarra. Un disco de enorme calidad y belleza que el maestro dedica a sus padres. “Ingeniería del Alma” cuenta con la participación de artistas de talla mundial y grandes amigos de Joaquín Teruel como: Rafael Cañizares, Carles Benavent, Tato Latorre, Manuel Requena.

Ya en Mataró Radio y You Tube, nos dejó algunos temas de este excepcional trabajo que presentó en la mítica Cava Urpí de Sabadell, que yo recuerdo como discoteca en los años ochenta y que fue restaurante, sala de baile y, últimamente, se mantiene como espacio de conciertos y música en vivo.

La respuesta del público tuvo como consecuencia que se hubieran de hacer dos presentaciones, una a continuación de otra, para deleite de quienes llenamos el local y nos fuimos con el CD en las manos, 14 composiciones que en los tiempos del vinilo hubiera representado un doble LP. El disco está dedicado a sus padres. Recientemente Joaquim perdió a su progenitor que no llegó a ver materializado su trabajo, un motivo más que nos acerca a ambos porque cuando alguien pierde a un ser querido sin que pueda compartir sus momentos de dicha por el logro de las metas que se propuso, se siente identificado con otras personas en su misma situación. Se acompaña con un libreto que explica la gestación de las distintas composiciones y a quien van dirigidas.

Joaquim es un gran guitarrista, que se toma las cosas muy en serio y, pese a tener un trabajo que le absorbe gran parte de su tiempo, ha sabido compaginar su profesión con su gran vocación para lograr estas composiciones memorables para los oídos entendidos y los que, como los míos, están abiertos a la belleza vuelta acordes, aunque no sepan mucho de música.

Sólo me queda recomendar el disco a todos los lectores en el convencimiento de que no se verán defraudados. Busquen en la red y escuchen alguno de los temas en los que se ha sabido acompañar de grandes artistas, como se dice más arriba.

Dijo Paco de Lucía: “Llevo desde niño practicando todos los días una media de 14 horas y a eso, en mi tierra, le llaman duende." Este duende es el que tiene Joaquim Teruel, la excelencia del trabajo de los grandes virtuosos. El duende en sus dedos y la guitarra que hizo escribir al poeta:

El viento de la guitarra

asciende, al brocal asoma,

galopa de loma en loma

y el corazón, ya cigarra,

en seis cuerdas se resuelve.

El viento que va y vuelve

susurra todo el amor

que en una cintura cabe.

Y los dedos son la clave

para echar fuera el dolor.

 

Publicado la semana 13. 31/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter