20
Jesús Andrés Pico

LLUVIA

 

Esta tarde embozada, húmeda hasta la médula, llueve.

Tras los ventanales pasan coches limpiándose los ojos.

Detrás de los cristales, Don Antonio, melancolía.

“Si yo fuera capaz de ver los ojos tristes de una lámpara…”

Moja la música las palabras de Serrat.

 

Llovía entonces y el tiempo transcurría

como una lenta lluvia en la húmeda mañana gris

de aquella infancia triste, mojada y castellana.

 

Llovió después en duermevela de borracheras y guardias,

de tedio, pornografía, ducados y calimocho

para escampar la lluvia de aquellos premiosos días

en que había que defender la patria.

 

Llueve ahora.       

En esta primavera perdida para el hombre

que revitaliza la tierra y extiende,

como un espejismo, el colorido

dominio de la flora y la fauna

otrora oculta y escindida.                             

 

¿Se llenarán los pantanos para que sigan muriendo de sed

los niños que no pueden mojarse con nuestra lluvia

porque nacieron al sur, donde apenas llueve

y los ríos arrastran la podredumbre del norte?

 

Me cubriré con una manta, como entonces,

a esperar que la lluvia cese.

 

Publicado la semana 124. 14/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
20
Ranking
4 206 0