19
Jesús Andrés Pico

MAR, TODAVÍA...

Heme aquí frente a ti, mar, todavía…

                                  VICENTE ALEIXANDRE

 

 

En pañuelos de sal desfallece el sudor.

Por los muelles oscuros, condenados, grasientos,

los músculos revelan bajo la piel curtida

ademanes de rabia, corazones de fuego

entre barcos que crujen, fantasmales, al alba

y calcinados marinos naufragando sin viento.

Desde calles insomnes me llego a ti, mar, todavía…

Late contra los diques tu corazón de acero

y dejan en tu piel las huellas de la estiba

los pliegues que en mi frente el paso gris del tiempo.

 

Por las playas alegres, luminosas, abiertas,

donde grises gaviotas sobrevuelan veleros

y cuerpos blancos piden al sol impenitente,

para brillar de noche, ese color moreno

que por los siglos lucen los cuerpos sudorosos,

hundiendo en las arenas mis pies desnudos llego

de la dura meseta en que nací, mar, todavía…,

inmensidad ardiente de luminosos ecos,

espejo azul surcado por sueños y por cascos

que deshacen espumas cual nubes en el cielo.

Desde el polvo que avientan estos cansados párpados

mis ojos te interrogan, vasto dominio eterno.

Han bebido tus aguas procelosas o en calma

tantos dioses y hombres, tantos mitos y pueblos,

tanto afán sepultado en inmensas praderas,

tantas ciudades muertas, tantos soles despiertos…

Heme aquí frente a ti, inmenso, desolado…

A mi sediento espíritu, a mis labios resecos

llega tu alma salobre que la sed reaviva.

Y abandono mi ser confinado en tu espejo.

 

Publicado la semana 123. 09/05/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
19
Ranking
3 247 0