10
Jesús Andrés Pico

CONFESIÓN

Porque he visto manos de ríos acariciando puentes

y guardo en el recuerdo los nombres de las aguas,

y me ha besado el sol en el rostro aterido

al romper el arado el solar de la helada,

porque me inundó la niebla con su llanto los ojos

y busqué primaveras en remotos océanos

que copiaban, azules y verdes, un cielo de gaviotas…

 

Porque indagué en los libros de los poetas muertos

mi historia, mi pasado  y el futuro que encauzan

con metáforas mis pasos, mi osamenta y mi fe,

y guardo en el recuerdo los nombres que ellos dieron

 a las aguas que cubren como un polvo la vida.

Porque nunca estoy solo aunque solo me encuentre

y una palabra salva mi atormentada edad…

 

Porque dejé barbechos y fuentes cristalinas

por sembrar otras tierras y beber de otras venas,

conozco al fin los nombres del agua acumulada

donde mueren los ríos y germinan las nubes,

y en la memoria cantan veranos de cigarras

y lloran los otoños, con su sabor a muerte,

 arena en el costado del cauce de la infancia…

 

Porque morí sin lluvia y no fue día jueves,

ni siquiera París, y brotó en tu alfaguara

el deseo de ser este verso que escribo,

porque busco de nuevo tantas fuentes cegadas

y descubro en las rocas el llanto matutino

cuando miran mis ojos con la luz de los tuyos…

Porque aún estoy vivo…

                                           Mujer,

                                                       confieso que te amo.

Publicado la semana 114. 06/03/2020
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
III
Semana
10
Ranking
2 316 0