Semana
27
Javier Sánchez-Beaskoetxea

Vidas cruzadas (y 27)

Género
Relato
Ranking
1 117 3

Las 24:00.

Termina un día más en el devenir del mundo. Un día con miles, millones de historias diferentes, historias anónimas, intrascendentes la mayoría. Cada persona tiene, tenemos, nuestra propia historia, nuestra propia vida. Algunas son tristes, otras son alegres. Algunas influyen en el resto de la gente, aunque casi todas se quedan en el mundo interior de quien las vive y se disuelven con la muerte de cada persona.

Juan, Gabriel, Carlos, Elvira, Don Andrés, un pobre vagabundo,… Todos ellos, juntos o por separado, forman parte de la historia, pero ninguno es vital para la historia. Tan solo son importantes para las personas con las que les ha tocado vivir o con las que han elegido hacerlo. Y eso, aunque no lo parezca, es lo fundamental.

Una vida es como una estrella más brillando en el firmamento. Algunas brillan mucho y otras apenas se ven a simple vista. Una estrella más o menos puede que no importe mucho en la inmensidad del cielo. Pero una estrella, al juntarse con otras muchas, forma cúmulos estelares e incluso galaxias enormes. Pero lo que es más importante es que una estrella puede ser parte de una constelación, y las constelaciones nos guían, nos orientan y nos ayudan a encontrar el norte.

Y así, una persona más o menos puede no importar, pero al cruzar su existencia con la de otras personas algo mágico puede ocurrir y entre todas guían las vidas de las demás y las dotan de sentido.

Sí. Todos nosotros no somos más que unas pocas vidas que pasan por el mundo. Vidas que se encuentran, que se relacionan. Vidas cruzadas.

Publicado la semana 27. 02/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter