Semana
09
German NM

La noche

Género
Relato
Ranking
2 139 0

Paseando tranquilamente por una ciudad cualquiera, el viajero notó que estaba empezando a anochecer.

No le dió importancia, era un asunto cotidiano, la noche sucede al día y a éste le vuelve a suceder la noche, por lo que continuó su paseo, eso sí, intentando adaptarse a la cada vez más patente falta de luz.

Estaba acostumbrado a pasear de noche, de hecho en su vida había habido muchísimas más noches que días, pero, poco a poco, fue advirtiendo que esa noche estaba comenzando a ser especial.

Se dió cuenta de que la oscuridad estaba empezando a ser más profunda y más intensa que en otras noches que recordaba, y que, por más que caminaba, no iba a ninguna parte, que todos los caminos se habían vuelto confusos, y que, en realidad, lo único que estaba haciendo era dar vueltas en círculo sin avanzar.

En su afán por escapar de aquella situación, comenzó a andar cada vez más deprisa, lo que hizo que se fatigara en exceso, hasta el punto que no podía continuar su paseo.

Además, advirtió que se había perdido completamente, que no sabía ni remotamente dónde estaba.

Decidió pedir ayuda para conseguir llegar a algún lugar dónde encontrar algo de luz.

Llamó a varias personas que, creía, podían ayudarle, pero no obtuvo ningún fruto.

Recibió toda clase de negativas. Algunos le comentaron que ellos también estaban perdidos en la noche, y que tampoco podían escapar de ella. Otros, simplemente, le dijeron que no debería haber salido a pasear, y que ya que lo había hecho, que intentara encontrar la salida él solo.  Los más, se rieron de él por haberse quedado atrapado en la noche, cuando, para ellos, ya había amanecido y lucía un sol esplendoroso.

Es más, alguno de estos, aprovechando que había dado muestras de debilidad, le envió toda clase de animales peligrosos y sangrientos a dónde estaba, con la finalidad de acabar con él, lo que hizo que el viajero, debido a la continúa lucha que tenía que mantener, acabara todavía más extenuado.

Se dió cuenta, si es que no lo sabía ya antes, de que estaba solo. Solo, cansado y perdido.

Intentó ponerse en pie, hacer un último esfuerzo por encontrar el día. Ese día que sabía que ya había llegado, pero que no era capaz de hallar, que a él parecía resistirsele.

Anduvo todavía un poco más, creyó ver luces en algunos sitios, pero resultaron ser espejismos. La noche no terminaría nunca para él.

Así que, encendió un cigarrillo, se sentó en un banco de un parque, y decidió que, cuando terminara de fumar, se echaría a dormir.

 

Publicado la semana 9. 01/03/2018
Etiquetas
Nick Cave , Momentos de frustración y dolor intensos , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter