32
German NM

La fiesta (43)

La madrileña siguió a la prostituta y a Torres hasta una habitación.

Allí comprobó que la chica había inyectado algo a Torres, y que éste yacía inconsciente en la cama.

"¿Lo has...?"

"¿Matado? Si, por supuesto".

La madrileña la miró con incredulidad.

La chica sólo le dijo : "Rodríguez viene hacia aquí. Ella dirá como tenemos que proceder".

La madrileña intentó acercarse al cadáver.

"Nada de eso, señorita", la detuvo. "Hasta que no venga Rodríguez, usted no pinta nada aquí. Salga, y siga hablando con los invitados. Como si no hubiera pasado nada".

La madrileña comprendió que no iba a recuperar la agenda de Giacomo sin negociar con Rodríguez.

Así que intentó urdir un plan B.

Salió a cubierta, y llamó a su compañero.

Este no le cogió el teléfono.

Lo volvió a llamar.

"Cógelo, cógelo", suplicaba.

Entonces, notó que alguien la arrebataba el teléfono de la mano, mientras le decía, en tono de burla : "El teléfono al que llama está apagado o fuera de cobertura en este momento".

Era Rodríguez.

Antes de que pudiera reaccionar, la inspectora había arrojado el teléfono al fondo del mar.

Después, le dijo : "Creía que eras una mujer de palabra. Vamos a tener que negociar unas nuevas condiciones"

Y le apuntó a la cabeza con su pistola.

 

Publicado la semana 84. 06/08/2019
Etiquetas
I´m waiting for my man , Novela negra , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
32
Ranking
2 343 0