07
German NM

La fiesta (23)

Al mismo tiempo, un descapotable biplaza se para junto al "The Falcon".

De él descienden un hombre y una mujer, que se dirigen directamente a la puerta de entrada al salón del barco.

Llaman a la puerta, y la chica rusa sale a abrirles.

"Comisario Torres. ¡Cuanto honor para esta humilde casa!", le dijo, con mucha sorna, a modo de bienvenida.

"No estoy tan seguro yo de eso, señorita. Me he tenido que enterar en comisaria de usted celebraba una fiesta. ¿Cómo no se le ha ocurrido invitarme?".

"¿A una pequeña reunión entre amigos le llaman fiesta?. Que aburrida debe de estar la policía para prestarle atención a este humilde sarao. En fin, ¿no van a pasar?".

"No nos quedaremos mucho tiempo. Por cierto, le presento a mi compañera, la inspectora Rodríguez".

La rusa se acerca y le da dos besos. "Encantada".

"Bueno, no hemos venido a hacer vida social", continuó el comisario Torres. "En realidad, sólo queremos preguntarle si está al tanto del reguero de muertos que está dejando esta noche por toda la Costa del Sol".

La rusa puso cara de extrañeza. "¿Muertos? ¿Esta noche? No sé de que me habla. Cómo usted bien ha dicho, estamos celebrando una fiesta, y, que yo sepa, aquí, todavía, no ha muerto nadie."

Fue la inspectora Rodríguez, quien habló : "¿Todavía? ¿Espera usted que muera alguien aquí?".

"Señorita, es una manera de hablar", dijo la rusa.

Volvió a hablar la inspectora Rodríguez "¿Ha hablado usted últimamente con su padre?"

"Esta noche. Lo llamé para pedirle que se pasara por la fiesta, que varios invitados habían preguntado por él. ¿Por qué me pregunta eso?". Quiebra la voz. "¿No será él alguno de los... muertos?", termina entre sollozos.

"Que nosotros sepamos, no, tranquila", continuó el comisario, "Pero uno de los coches a nombre de sus empresas ha tenido un accidente en la AP7, llegaron las ambulancias para trasladar a las víctimas, y nunca más se supo de ellas. No consta el ingreso en ningún hospital. ¿Podria decirme la hora exacta a la que habló con él?".

"No recuerdo con exactitud. Quizá hará un par de horas".

"¿Podría llamarlo ahora?", dijo la inspectora Rodríguez.

"Si, claro. Voy a buscar mi móvil, que está dentro. Pero toménse una copa al menos. Ay, perdón, que están de servicio".

Cuando se ausenta la rusa, la inspectora le dice al comisario "Ya tenemos ganadora del Goya para este año".

Este enciende un cigarrillo, y le responde : "Y sin discusión posible". 

 

 

 

 

 

 

Publicado la semana 59. 17/02/2019
Etiquetas
María Ostiz , La vida misma , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
07
Ranking
2 150 0