04
German NM

La fiesta (20)

En el interior del barco, inexplicablemente, había mucha calma.

Aunque no había un jolgorio excesivo, cada uno de los invitados había vuelto a hacer lo que estaba haciendo antes de que la policía irrumpiera.

Los ingleses se habían encerrado en una habitación con cuatro señoritas, la rusa y la madrileña se besaban en un rincón, y el joven ejecutivo fumaba un cigarrillo de marihuana en la cubierta de popa.

El resto de invitados seguía a lo suyo. Cómo había muchas más mujeres que hombres en el barco, los dos hombres que se habían quedado sin pareja por la intervención policial, pronto encontraron consuelo para tan "irremediable pérdida".

No había habido un alto el fuego explícitamente pactado, ni nada parecido.

Simplemente, la simple presencia de la policía, y la amenaza de que pudieran volver, había conseguido que las hostilidades se olvidaran, al menos, de momento.

Una chica salió a fumar a la cubierta dónde se encontraba el chico, y, ya que había sido contratada para eso, comenzó a coquetear con él.

El madrileño se hizo el tipo duro, entre otras cosas, porque ya no se fiaba de nadie, y no podía arriesgarse a que la chica tuviera otras intenciones diferentes a las que manifestaba.

Cuando ya casi estaba decidido a rendirse a los encantos de la mujer (al fin y al cabo, no estaba seguro de salir vivo de ese barco), ésta abrió el pequeño bolso que llevaba y sacó un teléfono móvil.

Se lo dió al joven, diciéndole, con un marcado acento andaluz, "Cógelo, muchacho, que el italiano quiere hablar contigo".

Se llevó el móvil a la oreja, y una voz le dijo : "Il russo è morto. Di 'alla puttana di darti la pistola che nasconde e uccidere l'inglese. Veloce". (El ruso está muerto. Dile a la puta que te dé la pistola que esconde, y mata a los ingleses. Rápido).

 

Publicado la semana 56. 26/01/2019
Etiquetas
Musica electronica experimental , La noche , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
04
Ranking
2 300 0