51
German NM

Tres son multitud (Guión para cortometraje)

ARGUMENTO : Dos hermanos gemelos, naturales de Salobreña y que triunfan como actores en una famosa serie de televisión, están enemistados desde hace tiempo por causa de una bella actriz, de la cual están enamorados los dos, y que juega con los sentimientos de ambos.

Una noche, estando los dos muy borrachos, uno de ellos apuñala al otro, y lo deja malherido, delito por el que pasará diez años en prisión.

Pero un día, cumple su condena...

 

PERSONAJES PRINCIPALES : Los hermanos gemelos Ernesto y Diego Serrano y la actriz Diana Menéndez.

Al comienzo de la historia, en 2.007, los tres rondan los treinta años.

 

La acción se desarrolla en la localidad de Salobreña, salvo cuatro secuencias : una en el exterior de la prisión de El Acebuche, otra en la rotonda de la GR-20 dirección A-7, la tercera en un descampado cerca de la antigua carretera nacional, y una última en una peluquería de caballeros de Motril.

SECUENCIA 1.

15 de junio de 2.007. 3 de la madrugada.

En la terraza de un bar del paseo marítimo de Salobreña, los hermanos gemelos Ernesto y Diego Serrano, actores muy conocidos de televisión, discuten acaloradamante. Llevan bebiendo desde la sobremesa, por lo que ya no hablan con fluidez, pero se escucha claramente el nombre de Diana varias veces.

Se escuchan frases como “Diana no te pertenece”, “Diana me escogió a mí” ó “Diana elige quien la toca”.

En un momento dado, Diego grita “Pues ya no la vas a tocar más”, se levanta y asesta una puñalada a Ernesto, que cae al suelo en medio de una gran charco de sangre.

Inmediatamente, todas las personas que había en la terraza se levantan. Unas van a socorrer a Ernesto, y otras sujetan a Diego, mientras avisan a la policía y a una ambulancia de lo sucedido.

Al poco, llega un coche de policía con la sirena sonando, y se lleva a Diego, mientras se ve cómo atienden a Ernesto junto a una ambulancia con las luces encendidas.

 

SECUENCIA 2.

20 de mayo de 2.008. Al mediodía.

En la misma terraza donde ocurrieron los hechos anteriores, un señor de mediana edad toma una cerveza mientras lee el periódico local. En la portada, un titular destacado : “El actor salobreñero Diego Serrano, condenado a diez años de prisión por el intento de asesinato de su hermano”.

En una mesa cercana, dos chicas jóvenes ojean una revista del corazón. En portada, junto a una foto en color de una pareja sonriente, este titular : “La actriz Diana Menéndez rehace su vida con Ernesto Serrano, hermano gemelo de su anterior novio, y que fue apuñalado por él”.

 

SECUENCIA 3.

14 de junio de 2.017. 8 de la mañana. Exterior de la Prisión de El Acebuche.

Diego Serrano sale de la cárcel, y camina hacia la carretera, con la intención de hacer auto-stop. Lleva el pelo meridianamente largo, recogido en una pequeña coleta. La cámara se acerca a su cara, y se observa, claramente, que luce un pendiente de oro en su oreja izquierda. Un camión para, y Diego se monta en él.

 

 

SECUENCIA 4.

14 de junio de 2.017. 10 de la mañana. Terraza de un ático sito en el Paseo Marítimo de Salobreña.

Ernesto Serrano y Diana Menéndez están desayunando en una mesa con vistas al mar.

El lleva el pelo perfectamente cortado, y viste una camisa clara abierta y unos pantalones de lino, y ella luce una frondosa melena rubia, una camiseta de tirantes y un pantalón corto de deporte. Ambos llevan puestas unas chanclas.

La cámara se acerca a la cara de Ernesto Serrano, y se observa que no luce ningún pendiente en su oreja izquierda.

DIANA MENÉNDEZ comenta : “Y, ¿que es eso tan importante que tienes que hacer en Granada?”.

ERNESTO SERRANO le contesta : “Es un trámite sin importancia, tiene que ver con un poder que tengo que hacerle a mi representante. Voy al notario, firmo y me vuelvo. No te vas a dar ni cuenta de que me he ido”.

DIANA : “En Motril hay una notaría. Podías haber firmado allí”.

ERNESTO : “No sé, cariño, por lo visto, en Granada es más fácil. Yo no entiendo mucho de esos temas”.

DIANA : “No tardes mucho, que quiero salir a navegar. A estas alturas del año, todavía no he podido tomar el sol desnuda. Y se me notan las marcas de los bikinis”.

ERNESTO : “Muchas veces me pregunto si lo que me enamoró de tí fue la profundidad de tus pensamientos”.

DIANA : “¿Te estas riendo de mí?.

ERNESTO : “Que es broma, no te lo tomes así. Pero lo de salir a navegar va a tener que esperar a otro día. La cita con el Notario es a la una y cuarto. Por muy pronto que firme, y mientras llego de Granada, serán las tres y media o las cuatro.”

DIANA : “Pues menos mal que ni me iba a enterar de que te habías ido. Voy a estar toda la mañana aquí sola. Entonces, ¿por qué nos hemos levantado tan temprano?”.

Con la voz muy melosa, y acariciando la mano de Ernesto, continua : “Podíamos haber estado más rato en la cama”.

ERNESTO le dice : “No te creas, que voy con el tiempo justo. Mientras terminamos ésto, y me acabo de arreglar, se me va a echar la hora encima, y eso, sin contar que tengo que parar a poner gasolina al coche. Además, no tenía más sueño.”

DIANA le pregunta : “¿Estas nervioso?”

ERNESTO : ¿Por qué voy a estar nervioso?. He ido más veces al notario”.

DIANA : “Hoy es el día.”

ERNESTO (muy seco y cortante) : “El día, ¿de qué?”.

DIANA (tímidamente) : “De nada”.

ERNESTO (con la misma actitud de antes) : “Eso, el día de nada”.

Se levanta rápidamente y entra en la casa.

DIANA va tras él, y le habla con suavidad : “Perdona, he sido una tonta. Vuelve a la terraza”.

Ernesto asiente y vuelve a sentarse, pero ya no dice ni palabra. Continúan desayunando en silencio.

 

SECUENCIA 5.

Mismo día. 11:15 de la mañana. Del garaje del edificio se ve salir un descapotable conducido por Ernesto Serrano. La cámara se acerca y se observa que lleva, además de la ropa que llevaba para desayunar, una chaqueta tipo blazer de color rojo vivo y las gafas de sol.

 

SECUENCIA 6.

Mismo día. 14:30 del mediodía. Paseo Marítimo de Salobreña. Ernesto Serrano coge su teléfono móvil y llama a Diana.

DIANA : “Dime, Ernesto”

ERNESTO : “Diana, mi vida. Espero que no te hayas puesto a guisotear, porque te invito a comer fuera. ¿Puedes estar dentro de media hora en El Vela?”

DIANA : “¿Cómo es que has regresado tan pronto de Granada?”

ERNESTO (muy dubitativo) : “Pues..., ya ves...”.

DIANA : “Bueno, ya me contarás. No hay problema. Ahora mismo voy hacia allí”.

 

SECUENCIA 7.

Mismo día. 15 horas. Restaurante El Vela. Ernesto y Diana ocupan una mesa en la terraza. Están comiendo una mariscada y bebiendo cava. Ernesto lleva la misma ropa que llevaba por la mañana, excepto el blazer. Diana lleva un vestido lencero blanco y unas sandalias con tacón muy alto. Los dos llevan puestas las gafas de sol.

DIANA : “Menuda sorpresa me he llevado. Parece que ha sido muy rápido tu trámite”.

ERNESTO : “¿Mi trámite?”.

DIANA : “Hijo, a veces pareces estar en Babia. Con el notario. Has tardado muy poco. Supongo que todo habrá ido bien”.

ERNESTO : “¡Ah! El notario. Bueno, ya sabes, los notarios. Visto uno, vistos todos...”.

DIANA : “Te noto raro. Bueno, casi mejor. Parece que ya no estás enfadado.”

ERNESTO : “¿Tengo alguna razón para estar enfadado?”.

DIANA (con gesto de extrañeza): “No, no, ninguna”.

ERNESTO : “Entonces, no estoy enfadado. Además, que hoy es día de celebrar, y disfrutar de todo lo maravilloso que la vida nos ofrece. ¿o no, mi vida?.”

DIANA (no muy convencida): “Si, si, claro. Día de celebrar y disfrutar, por supuesto”.

Ernesto pide otra botella de cava y continúan bebiendo.

En un momento dado, DIANA dice : “Vaya, te estás bebiendo el cava cómo si llevaras años sin probarlo. Menos mal que podemos volver andando a casa, porque tu en ese estado no puedes conducir, y yo..., pues la verdad es que tampoco.”

ERNESTO le responde riendo a carcajadas. : “De todas formas, me vas a tener que mostrar el camino, porque yo ya no me acuerdo muy bien”.

La cámara los enfoca mientras continuan en el restaurante, y se les ve brindar en más de una ocasión, dando el aspecto de estar algo bebidos.

En un momento dado, Ernesto pide la cuenta.

Cuando se la traen, busca un rato en su cartera, y, por fin, saca una tarjeta de crédito y el DNI.

El CAMARERO le dice :”Perdón, don Ernesto, esta tarjeta funciona con PIN. No hace falta el DNI.”

ERNESTO se queda un poco parado, y contesta : “Pues a estas alturas, con tanto cava, no me acuerdo de mi PIN”.

DIANA interviene: “Un día vas a olvidar la cabeza. Traiga usted la máquina, por favor”.

Introduce el PIN.

ERNESTO pregunta extrañado : “¿Sabes el PIN de mi tarjeta?”

A lo que DIANA contesta muy burlona : “¿Sabes el PIN de mi tarjeta? ¿Sabes el PIN de mi tarjeta? Pues menos mal que lo sé, aunque lo de hoy es la primera vez que te pasa. Que rarísimo estás”.

Ernesto sonríe, y se encoge de hombros.

 

SECUENCIA 8.

Mismo dia. 18 horas. Interior del ático de Ernesto y Diana.

La cámara los acompaña mientras recorren el pasillo muy abrazados.

Cuando llegan al dormitorio, se besan apasionadamente, y caen sobre la cama.

La cámara funde a negro.

 

SECUENCIA 9.

Mismo día. 19:30 horas. Interior del dormitorio de Ernesto y Diana.

Se les ve acostados, boca abajo y desnudos, uno al lado del otro.

Ernesto se levanta, se pone el pantalón de lino, y sale a fumar a la terraza.

Enciende el cigarrillo, y busca algo dentro del paquete de tabaco.

Lo encuentra. Es un pendiente de oro, que coloca inmediatamente en su oreja izquierda.

ERNESTO murmura : “Tanto tiempo planeándolo, y al final, todo ha sido fruto de la casualidad. Con razón se dice que más vale llegar a tiempo que rondar un año”.

Comienza a recordar los acontecimientos que han sucedido ese día.

 

SECUENCIA 10.

Mismo día. 11:30 de la mañana. Estación de servicio en la Avenida del Mediterráneo de Salobreña.

El camión que llevaba a Diego Serrano entra en la gasolinera a repostar.

En eso, Diego ve a su hermano Ernesto bajarse del descapotable que conduce, quitarse el blazer que llevaba, echarlo en el asiento de atrás, y caminar hacia la tienda.

Rápidamente, se baja del camión, y, con bastante agilidad, se sube al descapotable, acurrucándose detrás del asiento del conductor. Se tapa con el blazer, y se queda muy quieto.

Ernesto regresa, sube al coche y arranca. Pone camino a Granada.

 

SECUENCIA 11.

Mismo día. Unos doce minutos después.

Ernesto afloja la velocidad, porque se acerca a la rotonda en la que tiene que coger el desvío hacia la A7.

En ese momento, cuando ya está casi parado, Diego le tira el blazer a la cabeza, impidiéndole ver.

Ernesto, sorprendido, pega un frenazo, lo que aprovecha Diego para saltar sobre él, y con un movimiento muy rápido y preciso, partirle el cuello.

Con gran celeridad, Diego aparta a Ernesto al asiento del copiloto, arranca el coche, enfila la rotonda, se desvía hacia la antigua carretera nacional, pasa por delante de la gasolinera y se adentra en un camino rural.

Cuando ve un descampado algo apartado del camino, conduce hasta allí.

Saca el cadáver de Ernesto, le quita la ropa cuidadosamente, y lo viste con la suya. Igualmente, le quita la documentación y le coloca la suya propia. También le quita el móvil.

Con el cinturón que llevaba, ahorca a Ernesto de un árbol que había en el lugar.

Busca en la guantera del coche, y coge un boligrafo y un papel.

Redacta a toda prisa una nota de suicidio, y la deja dentro de un bolsillo del pantalón de Ernesto.

Huye a toda velocidad del lugar.

 

SECUENCIA 12.

Mismo día. 13:15 horas. Peluquería de caballeros en Motril. Diego Serrano espera pacientemente su turno, ojeando una revista. Ve una foto de su hermano Ernesto con Diana.

Cuando le toca, le dice al peluquero que quiere ese corte de cabello.

DIEGO : “Lo quiero como lo llevaba en esta foto. He tenido que dejarmelo largo para un rodaje”, le dice al peluquero.

Este (PELUQUERO) le contesta : “Pues si que le crece el pelo rápido. Esta foto no tendrá más de dos meses”.

DIEGO reacciona rápido y bromea : “Mucho photoshop es lo que hay en este mundillo, chaval, mucho photoshop”.

El barbero se encoge de hombros y comienza su labor.

 

SECUENCIA 13.

Mismo día. 14:00 horas.

Diego Serrano se mira en el retrovisor del descapotable. Es igual a su hermano gemelo. En ese momento, se da cuenta de que lleva el pendiente. Se lo quita, introduciéndolo en el paquete de tabaco.

Arranca el coche, y pone rumbo a Salobreña.

 

SECUENCIA 14.

Es la repetición de la secuencia 6.

Mismo día. 14:30 del mediodía. Paseo Marítimo de Salobreña. DIEGO (ya con el aspecto de Ernesto) SERRANO coge su teléfono móvil y llama a Diana.

DIANA : “Dime, Ernesto”

DIEGO : “Diana, mi vida. Espero que no te hayas puesto a guisotear, porque te invito a comer fuera. ¿Puedes estar dentro de media hora en El Vela?”

DIANA : “¿Cómo es que has regresado tan pronto de Granada?”

DIEGO (muy dubitativo) : “Pues..., ya ves...”.

DIANA : “Bueno, ya me contarás. No hay problema. Ahora mismo voy hacia allí”.

 

SECUENCIA 15.

Mismo día. 19:35 horas.

DIEGO sigue fumando en la terraza.

La cámara se desplaza al interior del dormitorio, donde DIANA continúa durmiendo.

La chica abre un poco los ojos, esboza una sonrisa, y susurra : “Gracias a Dios que has vuelto”.

Satisfecha, se abraza a la almohada, y se acurruca.

 

FIN

Publicado la semana 51. 17/12/2018
Etiquetas
Desorden y Experiencia , Comedia negra , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
51
Ranking
2 99 2