Semana
05
German NM

Desconocidos

Género
Teatro
Ranking
2 197 0

Acto 1 Escena 1

Un hombre y una mujer están dormidos en la misma cama.
La mujer abre los ojos y se incorpora con un bostezo. Mira alrededor, y no termina de reconocer el dormitorio. Mira a su derecha, y ve al hombre durmiendo. Da un respingo, porque no sabe quien es.

Se baja de la cama en silencio, y busca su móvil, pero no lo encuentra.

Susurra : “¿Que hora será? ¿Dónde estará el maldito móvil?”.

A continuacion, despierta al hombre, zarandeándolo, y le espeta gritando : "¿Quien eres tu?".

El hombre se incorpora, y mirando muy serio a la mujer le responde : "¿Y tú? ¿Y por qué me gritas de esa manera? Por favor, ¡que me duele la cabeza!".

Ambos se miran fijamente, y se dan cuenta de que llevan poca ropa. La mujer se tapa, pudorosamente, y responde "Yo pregunté primero. Y, por cierto, también me duele la cabeza".

Hombre : "Saber mi nombre no te va a servir de nada, e imagino que a mi tampoco saber el tuyo. Dejémoslo en que somos dos espíritus libres, que han coincidido en el mismo punto espacio temporal".

Mujer : "Dejate de chorradas, y dime quien eres o llamo a la policía".

Hombre (poniéndose de pie al lado de la cama) : "¿Y, como sabes que yo no soy policía?. ¿O es que lo eres tu?".

Mujer (se pone de rodillas encima de la cama) : "¿Acaso tengo aspecto de policia?".

Hombre : "No, no tienes aspecto de policia, precisamente. Pero, vamos, que si lo eres, me dejo arrestar y poner las esposas ahora mismo".

Mujer : "¡Vaya suerte la mía, me despierto al lado de un tío al que no he visto en mi vida, y resulta ser un ligón graciosillo y viciosete!. Anda, vamos a centrarnos, y a empezar bien. Me llamo...".

Hombre (la interrumpe) : "Eso no importa ahora".

Mujer : "¿Me vas a soltar otra vez la tontería esa de los espíritus? Tu, ¿que eres? ¿un puto psicópata?".

Hombre : "Si fuera un psicópata ya te habría descuartizado, ¿no crees? Y si fuera un puto, te estaría pidiendo la pasta. Y no he hecho ni una cosa, ni la otra. Así que tranquilizate, y vamos a intentar averiguar por qué estamos aquí, medio desnudos, y gritandonos cosas sin sentido."

Mujer : "Si, tranquilicemonos. Vamos a ver si le encontramos lógica a este absurdo, y descubrimos que nos ha traído hasta aquí ¿Que te parece si intentamos recordar lo que hemos hecho en las ultimas horas?. Aunque mi cabeza no parece funcionar muy bien del todo".

Hombre : "La mia tambien parece ir al ralentí, pero empezaré yo. Ayer por la tarde, entré en una habitación muy parecida a esta, acompañado de una mujer que no eras tu.".

Mujer : "¿Muy parecida? ¿Que quieres decir con muy parecida? ¿como sabes que no es ésta?".

Hombre : "Porque aquella tenia solo una ventana. Y esta tiene balcón'.
Mujer (piensa en voz alta) : "¿Ayer por la tarde? Yo también estuve en esa habitación, ayer por la tarde. Efectivamente, era igual que esta, salvo en ese detalle."

Hombre : "Como te decía, estuve allí con una mujer, algo mayor que tu, y, ejem, no tan guapa."

Mujer (con cierta vergüenza) : "Muchas gracias".

Hombre : "Despues de hora y media de hacer el amor sin parar...".
Mujer (le interrumpe) : "Psicópata no sé, pero fantasma eres un rato largo".
Hombre : "Cómo decía, después de un buen rato haciendo el amor, ella me comunica que ha decidido que lo nuestro ha terminado, y que, a partir de ahora, no le va a ser infiel a su marido nunca más."

Mujer : "Porque se ha dado cuenta de que su pareja no se merece el trato que le ha dado, ya que él le ha proporcionado los mejores años de su vida."

Hombre (muy extrañado) : "¿Cómo sabes lo que me dijo?"

Mujer : "Porque a mí me pasó lo mismo. Llegué a la otra habitación, acompañada de un hombre igualmente algo mayor que tú, y (se para y sonríe) tampoco era tan guapo como tú".

Hombre : "Se agradece el cumplido. Continua".

Mujer : "También estuvimos haciendo el amor, pero sólo un ratito, no te creas. Como te he dicho antes, mi hombre era mayor que tu".

Hombre (con sorna) : "Asi que te quedaste a medias".

Mujer : "Eso no tiene nada que ver ahora. Aparte de que no fue así. Que la cantidad no tiene nada que ver con la calidad. Además, hay cosas que una mujer aprecia, que van mas allá del ímpetu sexual".

Hombre : "Yo también sé ser tierno y cariñoso, no te creas. A ver si vas a pensar que soy de los de aquí te pillo, aquí te mato, sin más miramientos".
Mujer : "Pues entonces no vayas por ahí presumiendo de supermachito, porque esa es la impresión que parece que quieres dar. Oye, que me estás liando. Lo importante es que Fernando...".

Hombre : ¿Fernando?¿Has dicho Fernando?,

Mujer (extrañada) : "Si, ¿que pasa? ¿que es lo que te ha llamado la atención?"
Hombre : "Así se llama el marido de la mujer que estaba conmigo. El marido de Margarita."

Mujer : "¿Conoces a Margarita? ¿De qué la conoces?"

Hombre : "Te acabo de decir que es la mujer con la que me acosté ayer por la tarde, y, bueno, con la que llevo acostándome desde hace tiempo. ¿de que la conoces tu?".

Mujer : "No la conozco personalmente, pero así se llama la mujer del hombre con el que..., en fin, también llevo acostándome un tiempo".

Ambos se quedan callados, y se miran fijamente.

El hombre rompe el silencio : "Recapitulemos, yo me acuesto con una mujer, algo mayor que tu, y no tan guapa, que se llama Margarita, la cual está casada con un señor que se llama Fernando. Tu te acuestas con un hombre, algo mayor que yo (y no tan guapo) que se llama Fernando, a su vez casado con una tal Margarita. Chica, blanco y en botella".

Mujer : "Tu eres el amante de la esposa del hombre que me tiene a mi como amante".

Hombre : "Dicho así suena incomprensible y trabado, pero así es".

Mujer : "Y a los dos nos abandonaron ayer. Y, aparentemente, por la misma razon. Ni Fernando ni Margarita sabían que el otro tenia un amante".
Hombre : "O eso fue lo que nos dijeron. Ésa fue la excusa, la cual, dicho sea de paso, suena poco creíble. Margarita no mostró muchos remordimientos durante el tiempo que nos estuvimos viendo".

Mujer : "La verdad es que Fernando tampoco parecía muy arrepentido de lo que hacia".

Hombre : “Por cierto, y aunque vas a pensar que soy un chismoso, ¿que tal era tu relación con Fernando?.

Mujer : “¿A que te refieres exactamente?”.

Hombre : “Ya sabes, si era considerado, si era buen amante, si te mimaba, si te hacia regalos... (En tono de burla) Si era un pervertido. En fin, ese tipo de detalles”.

Mujer : “¡Pues has dado en la tecla!”

Hombre : “¿Vuestra relación era de ese tipo?”

Mujer : “No, que pienso que eres un chismoso. ¿A ti que más te da? ¿Te he preguntado yo acaso por tu relación con Margarita?”

Hombre : “Pregunta lo que quieras, soy un libro abierto. Estoy dispuesto a contarte hasta el más íntimo de los detalles”.

Mujer : “¿De que vas a presumir ahora, semental?. Con lo que te las das de ligoncete, deberías de saber que un caballero no debe airear ciertos detalles”.

Hombre : “Total, que me temo que lo tuyo y las 50 sombras esas no tenía mucho que ver.”

Mujer : “Creo haberte dicho antes que el vigor sexual no lo es todo en una relación. Yo he pasado con Fernando algunos de los mejores ratos de mi vida. Y satisfaciendo tu curiosidad, te diré que me tenía como a una reina y (usa el mismo tono burlón de él) que no era un pervertido.”

Hombre : “Marga también era muy detallosa conmigo. No grandes regalos, pero a nuestros encuentros siempre venía con algo para mí. Te voy a decir una cosa, me extraña lo de que tu hombre no fuera un pervertido. Alguna cosita fuera de lo común te pediría”.

Mujer : “ A tí te lo lo voy a contar”

Hombre : “Yo siempre he pensado que cuando una persona casada tiene un amante es para satisfacer lo más oscuro de sus deseos.”

Mujer : “¿Que pasa, que a tí si te pedían cosas raras?

Hombre : “Ahora eres tu la curiosa. Pues me voy a portar como un caballero. Mis labios van a estar sellados. Antes, también me refería al hecho de que al ser Fernando un hombre ya mayorcete...”.

Mujer : “Oye, que Fernando no era ningún anciano. Además, estaba en forma, no era el típico vejete fofo”.

Hombre : “¿No estarías intentando sublimar tu complejo de Electra con vuestra relación?”.

La mujer se pone en pie y comienza a aplaudir. Continúa, en tono muy burlón : “Señoras y señores, recién llegado de las mejores universidades de los U S A, que digo de los U S A, de todo el mundo y parte del espacio exterior, demos la bienvenida al más ilustre de los intelectuales que verán sus ojos. ¿De dónde has sacado esa frase, hijo mío, que es mas grande que tú?”

Hombre : “Amiguita, no te burles de mí, que tampoco soy ningún palurdo. Aunque tengo que confesarte una cosa. He aprendido muchísmo con Marga. Era una persona con la que podías hablar de cualquier tema, tenía una educación y una cultura impresionantes”.

Mujer : “Fernando también era un gran conversador. Me encantaba escucharle. Con esa voz tan grave que tenía... Oye, ¿tu crees que ellos buscaban en nosotros, alguien a quien poder impresionar? Quiero decir, ¿nos veían cómo si fuéramos sus alumnos, o algo así? Nunca supe exactamente en lo que trabajaba Fernando. Lo mismo es profesor”.

Hombre : “Yo no creo que Marga buscara en mí el impresionarme con su cultura. Simplemente, cuando iniciábamos alguna conversación, rara vez era sobre banalidades. Versaban sobre arte, literatura, psicología... Aunque hablabamos poco, la verdad. Vas a decir que me repito, pero lo nuestro era muy físico, muy pasional”.

Mujer : “No, si Fernando también era muy fogoso, dentro de lo que cabe. Pero, evidentemente, (con una sonrisa en los labios) necesitaba algunos ratos de conversación entre... bueno, ya sabes”.

Hombre : “Si, claro, como el famoso chiste. ¿Tu fumas entre polvo y polvo? Y dice el otro. Yo.., cartones.”

Mujer : “Desde luego, eres imprevisible. Lo mismo te luces con el tema del complejo de Electra que sueltas un chiste ordinario. Menudo perla estas hecho.”

Hombre : “En la variedad está el gusto, querida muchachita”

Mujer : “No seas tan condescendiente conmigo, coleguita. Que a lo mejor ya estoy de regreso de algunos de los sitios a los que tu todavía no has ido. Volviendo a Fernando y Margarita. Que extraño, dos personas atractivas, cultas, yo creo que de buena posición, y engañándose el uno al otro”.

Hombre : “¿De que te extrañas? El mundo de los bienpensantes, burgueses y defensores (de cara a la galería) de los valores tradicionales y familiares, está repleto de casos así. Aunque insisto en que no creo que ellos desconocieran que el otro tenía un amante. No me cuadra mucho. Y romper las dos relaciones el mismo día... No sé, no sé. En todo caso, ¡Que rara se vuelve la humanidad con la edad!”.

Mujer : “O con el matrimonio”.

Hombre : “Por cierto, no te he preguntado, ¿Tu...?”

Mujer : “No, no estoy casada. ¿Y tú?”

Hombre : “No, tampoco. Este cuerpo ha sabido rechazar todas las ofertas que ha recibido para fichar por algún equipo.”

Mujer : “A ver si al final va empezar la Liga, y te quedas en el banquillo, o en la grada...”

Hombre : “Pues me quedaré jugando torneos veraniegos, que se me da muy bien”.

Mujer : “Señor incorregible, una vez que ya ha hecho gala otra vez de sus superpoderes, ¿podemos volver al asunto que nos ocupa?”

Hombre : “¿Que es?”

Mujer : “Pues ni más ni menos, y parafraseándote, ¿por qué dos espíritus libres como nosotros, han coincidido en el mismo punto espacio temporal?”.

Hombre : "Tienes razón. Recapitulemos de nuevo. Yo me veía con Margarita todos los jueves a las seis en la habitación similar a esta."

Mujer : "Yo me veía con Fernando todos los jueves a las nueve, y, por lo visto, en la misma habitación. Ahora que caigo, nunca nos encontramos."

Hombre : "No lo sé. Creo que no. Te recordaría. Nunca olvido unas buenas te... Una cara. Además, Margarita insistía mucho en que a las ocho y media teniamos que haber salido de aquí. Decía que tenia paddle con las amigas."

Mujer : "Fernando nunca consintió que nos viéramos antes. Cosas del trabajo, según él".

Hombre : "A las siete y media de la tarde de ayer, después de hacer el amor desde las seis..."

Mujer : "¿Otra vez con lo mismo?".

Hombre : "A lo que vamos, a las siete y media, Margarita me comunica que lo nuestro se ha acabado, abre una botella de cava, y propone que nos la bebamos para que así guardemos un buen recuerdo de nuestra relación".
Mujer : "Fernando me dice lo mismo. Terminamos la botella, y me entra un sueño insoportable.".

Hombre : "Insoportable de verdad. Me quedo dormido, y me despierto a tu lado y oyendo como me gritas".

Mujer : "Exactamente, me quedo dormida, y me despierto al lado de un desconocido".
Hombre : " Guapo y buen amante".

Mujer : "Pero, que presuntuoso eres".

La mujer coge la almohada, y hace ademán de pegar con ella al hombre. Entonces, descubren que hay una nota debajo. Se miran, y ella la coge.
Comienza a leer.

"Queridos amantes. Si estáis leyendo esto, es que nuestro plan parece haber funcionado.

Queremos, ante todo, daros las gracias porque habéis conseguido que los objetivos que nos marcamos con nuestro experimento, se hayan cumplido con creces.

Veréis, cuando decidimos que nuestro matrimonio necesitaba un estimulo, rápidamente nos pusimos de acuerdo en que cada uno buscaría un amante que le pudiera dar lo que ya no encontrábamos el uno en el otro."

El hombre se une a la lectura, y continúan al unísono.

"Por lo que pudiera pasar, contratamos, todos los jueves de seis a once y media, una habitación en un hotel de las afueras, esa habitación en la que tan buenos momentos nos habéis hecho pasar, y que se encuentra justo al lado de esta en la que estáis ahora.

El destino quiso que ambos os conocieramos la misma noche, y empezaramos a vernos (y a disfrutar de todo los buenos ratos que hemos pasado juntos) el mismo jueves, así que nuestra felicidad ha sido paralela.

Porque hemos sido muy felices a vuestro lado. Hemos tenido la suerte de conocer a dos bellísimas personas, tanto en su aspecto exterior, como, y eso es lo mas importante, en su interior. Dos personas que nos han dado mucho a cambio de casi nada, porque cualquier detalle que hayamos podido tener con vosotros ha sido insignificante, en relación a lo que los dos nos habéis aportado.

Así que, cuando tras mucho meditarlo, y, aun sabiendo que os vamos a echar muchísimo de menos, nos hemos atrevido a intentar volver a ser un matrimonio tradicional, pensamos que seria una buena idea que vosotros os conocieseis, e incluso que probarais a mantener una relación, porque estamos seguros de que dos personas tan adorables terminaran queriéndose la una a la otra.

La habitación en la que estáis ahora mismo, y todo lo que querais consumir, está pagado hasta el domingo por la noche, por lo que tenéis casi tres días para poder conoceros bien, sin tener que preocuparos por otra cosa que no sea el disfrutar el uno del otro.

No queremos obligaros a nada, pero queremos que sepáis que si lo intentais, nos haríais las personas mas felices del mundo.

Con todo nuestro amor, Fernando y Margarita."

La mujer se emociona un poco, y continúa el hombre solo.

"Postdata. Perdonad el que os hayamos hecho tomar un somnífero en contra de vuestra voluntad, pero era la única manera que se nos ocurrió en la que podríamos cambiaros de habitación sin que lo notarais. ¡Ah! Vuestra ropa está colocada en el armario de la habitación. Allí también están vuestros móviles".

Se quedan callados.

Al cabo de un momento, ella se baja un poco el tirante del camisón, y mira pícaramente al hombre, mientras le susurra : "¿Lo intentamos?"
A lo que él contesta : "Lo intentamos".

Fundido y fin

 

Publicado la semana 5. 01/02/2018
Etiquetas
La suya propia , Teatro cómico , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter