45
German NM

La fiesta (14)

Una de las prostitutas recibió por whatsapp la foto de los dos hombres asesinados en el aeropuerto de Málaga, e, inmediatamente, se la enseñó a uno de los tres ingleses.

Este apartó, con muy malos modos, a las dos chicas que tenía encima, se pusó los pantalones y una camisa, y corrió en dirección al salón principal del barco.

No hubo atravesado la mitad del pasillo cuando vió a los dos madrileños que se dirigían tranquilamente hacia él.

Gritó "¡Motherfuckers!", y sacó una pequeña pistola que llevaba en el bolsillo del pantalón.

Fue la chica quien le habló, con voz suave y en español. "Guarda eso, gilipollas. Venimos de parte de Giacomo".

"Eso lo tendréis que demostrar. Además, ¿que tiene que ver ese puto spaghetti aquí?".

En eso, llegó la chica rusa, e intervino en la conversación. "Eso, ¿que pinta aquí el italiano?".

Entonces, el que habló fue el madrileño.

"Lo que tenéis que preguntaros es que pintáis aquí todos vosotros. Que os creéis todos, y todas (mirando a la rusa y después a su compañera) muy inteligentes y muy astutos. El ha manejado los hilos desde el principio. Pero, ¿quien os habeis creido vosotros que sois? ¿Que méritos habéis hecho para intentar conseguir la propiedad de la mayor fabricante de armas del mundo?". Mirando al inglés : "Tres puteros borrachines que no han dado un palo al agua en su vida, Todo lo que tienen es heredado, y, por cierto, cada vez queda menos. Alguien os hizo creer aquella noche en un puticlub que iba a venir un madrileño ingenuo a poneros en bandeja el negocio gracias a que se iba a tirar a la hija del dueño de la fábrica". 

"Y a tí, decía mientras miraba a la rusa, te convencieron de que les siguieras el juego a los ingleses, porque al final, una madrileña astuta y taimada se la iba a jugar a ellos, y te iba a dejar en la posición de privilegio que querías para poder exigirle a tu padre que te entregara la presidencia de la empresa. Deberías de ser más exigente con tus amantes, muchacha, porque esa trola te la metió un chaval al que acababas de conocer en un exclusivo club de Budapest, y que se hizo pasar por broker de la City."

"Y tu, querida "compañera", estabas convencida de que habías elegido al idiota perfecto para tu misión. Al muchacho callado y tímido, enfrascado en sus números, y que se conformaría con una comisión y un par de polvos por ponerte en bandeja el mayor negocio de tu vida. Por cierto...", dijo mientras sonreía, dirigía su mirada a la rusa, le señalaba con la cabeza a su amiga y hacía un gesto obsceno con las manos. "Podías aprender de ella."

La madrileña comenzó a responderle : "Pero, ¿no se supone que Giacomo...", cuando se oye un fuerte estruendo y una voz que gritaba : "¡Todo el mundo quieto, Policía!".

Publicado la semana 45. 11/11/2018
Etiquetas
Maria Callas , Novelas y películas de detectives , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
45
Ranking
2 47 0