Semana
02
German NM

En cola hacia la eternidad

Género
Teatro
Ranking
2 121 0

Escena 1 Acto 1

Un hombre aparece en escena. Suena su móvil, lo saca del bolsillo, mira la pantalla y ve que es un número de esos largos, de centralita. Murmura "Seguro que es para venderme algo", se encoge de hombros, y contesta.

"Si, digame"

Pausa mientras se sobreentiende que alguien habla al otro lado.

"Si, soy yo. ¿De que se trata?"

Escucha.

"¿Cómo? Perdone, pero no le he entendido".

Vuelve a escuchar.

"Pero, ¿Que clase de broma es esta? ¿Quien es?"

Mira el teléfono, pero. por más que lo intenta, no reconoce el número.

"Bueno, ya está bien el cachondeo. O me dice quien es, o cuelgo ahora mismo".

Escucha.

"No, si yo estoy muy tranquilo. Lo que no me gusta es que me tomen el pelo".

Larga pausa, mientras la voz al otro lado le habla.

"Vamos a ver, lo que usted dice no tiene sentido".

Le vuelven a hablar.

Contesta con condescendencia "Si, yo iba andando por la Gran Via"

Escucha.

Con cierta rabia "No, no he visto el autobús con matrícula italiana".

Vuelve a escuchar.

"Ah, que ese ha sido el problema, que no lo he visto, y me ha pasado por encima". 

Le vuelven a hablar.

"Pero, ¿como voy a estar muerto? ¿Que clase de chorrada es esa?"

Escucha otra larga explicación.

Responde muy enojado. "Que no tiene sentido lo que usted me está diciendo. Pero, ¿vamos a ver? ¿Que es eso de que usted me está avisando de que he muerto, y que cómo ha habido varias catástrofes hoy, voy a tener que estar bastante tiempo esperando cual va a ser mi destino eterno? Es una de las peores bromas que me han gastado nunca. ¿Se puede saber quien le ha dado mi número?"

Corta pausa.

Al borde de la desesperación. "Oiga, que no se ría. ¿Que quien le ha dado mi número?".

Otra corta pausa.

"Si, me calmo, y le dejo que se explique todo lo que usted quiera".

Escucha una larga explicación.

Más tranquilo. "Supongamos que es verdad lo que dice del autobús que me atropelló y todo lo demás. ¿Cómo no se me ha roto el móvil? ¿O se le ha salido la bateria? ¿Cómo es que sigue funcionando? Además, lo más importante ¿Cómo puede un muerto hablar por teléfono?"

Vuelve a escuchar.

"Ah, que usted no sabe nada. Que pertenece a otro departamento, y que hoy ha entrado de refuerzo porque hay sobrecarga de trabajo por las catástrofes naturales que han ocurrido en Asia. Pues mira que bien."

Le vuelven a hablar.

"Pero que si ha visto a sus compañeros hacer este trabajo, y es algo normal. Cuando alguien tiene que esperar más de la cuenta para entrar a la vida eterna se le avisa. ¿Y si el que se muere no tiene móvil? Y otra cosa, ¿cómo hacían su trabajo antes de que se inventaran los móviles?".

Le contestan.

"Que si que vale, que usted es nuevo, y que en su empresa no se dan muchas explicaciones sobre lo que ocurre. Pues nada, hombre. Bueno, ya que estamos en este punto, supongo que no queda más que resignarse, seguir el juego y aceptar la bromita esta que me están gastando. Por cierto, ¿Dónde estoy, que no he visto a nadie en todo el rato? ¿Dónde me habéis encerrado?."

Le hablan.

Con sorna : "Hombre, ¡haber empezado por ahí! ¡En la sala VIP! Que detalle, para una vez que me muero, ¿que menos?. Entonces, ¿me van a poner un whiskito y unas peladillas?"

Pausa.

"No, si yo no me estoy riendo de usted, quien quiera que sea. Encima de que le estoy siguiendo la broma..."

Le contestan.

"Si, tengo twitter. ¿Que pasa? ¿Que vuestra broma ya es trending topic?".

Le hablan un rato..

"Voy a entrar en la cuenta del periódico que usted dice. A ver... Ya. El último tweet dice Muere atropellado por un autobús italiano un peatón que cruzaba un paso de cebra en la Gran Vía. El fallecido es... Me cago en... ¡Si pone mi nombre!"

Le vuelven a hablar.

"Voy a mirar el grupo de whatsapp que usted me dice. A ver... Vecinos del bloque. La del primero B pone ¿Os habéis enterado que al gilipollas del ático lo ha matado un autobús? Pero, bueno, señora, ¿que falta de consideración es esta? Se va a enterar."

Empieza a escribir Gilipollas será tu mad..., pero una descarga hace que la mano se le agarrote.

Se lleva el móvil a la oreja, porque oye que le hablan.

"Vale, vale. Que estoy muerto y no puedo escribir en el grupo de whatsapp. Lo he entendido".

Pausa.

"Que si, que ya le creo. Que estoy muerto. Pues mira que bien. Aunque le digo una cosa, este asunto no es como lo imaginaba. Esperando a entrar en la eternidad, como el que espera a que salga su vuelo para irse de vacaciones ¿Y me ha dicho que hoy han ocurrido un par de catástrofes en Asia y hay muchos muertos?"

Le contestan.

"¡Vaya fatalidad! Y el número sigue creciendo. Pues estamos bien. Una pregunta. ¿Tengo que esperar a que pasen todos? Porque, digo yo, los que se están muriendo ahora, van detrás mía ya."

Le hablan.

"¡Ah! Que es como lo de los ciclistas, que cuando entra uno en la rotonda, ya tiene derecho a entrar todo el pelotón. Pues estamos apañados. Esto.. Volviendo al tema este de la sala VIP. ¿No dais nada para amenizar la espera?".

Le contestan.

"Que están organizandolo todo, pero que el catering está hoy desbordado. ¡Que le vamos a hacer!. Oiga, que ya llevamos hablando un rato, y no nos hemos presentado. Aparte de que, digo yo, podríamos tutearnos. Mi nombre ya lo sabeis, y el tuyo ¿es?

Le contesta.

"Mortimer, pero que todos te llaman Mort. Pues muy bien, Mort, encantado. Oye, ¿tu no serás de la nobleza o algo parecido?"

Pausa.

"No, lo digo porque si fueras noble, podrías ser el Conde Mort, fistro, pecador de la padrera, no puedor..." (Nota del autor : Este homenaje al gran Chiquito ya estaba previsto antes de conocerse la triste noticia de su muerte).

Le hablan.

"Perdona, hijo, pero aquí el que se ha muerto soy yo, y me imagino que tengo todo el derecho del mundo a tomármelo como me dé la gana"

Le vuelven a hablar.

"Vale, que hoy es tu primer día en este puesto, y que estás nervioso. Pues imagínate yo, no te creas que tengo mucha experiencia en esto de morirme. Bueno, ya que estamos cogiendo confianza, tengo una duda : Todo esto de la luz hacia la que te diriges, lo de que tu vida pasa ante ti en varios segundos, y el túnel que te atrae, la verdad es que yo no he pasado por eso". 

Le contestan.

"¡Ah! Que no lea tantas novelas, y que no me crea todo lo que me cuentan, Que nadie ha vuelto para contar su experiencia. Eso si es verdad. Bueno, y sin querer abusar, más preguntas : ¿Cada muerto tenemos derecho a una sala VIP? ¿O es como en la Tierra, que hay que pagarlo? Porque yo, supongo que os habréis dado cuenta, estoy más tieso que la mojama".

Le hablan.

"Que cachondo el tío, Que es información reservada. Que si me lo dijera, tendría que matarme. Pues para ser tu primer día, no te veo falto de ironía, macho. A todo esto ¿cual era tu puesto anterior?".

Pausa.

"Estabas a cargo de los cursos. Pero ¿es que hay que hacer cursos también ahí?"

Le hablan durante un buen rato.

"Si no he entendido mal, a no ser que hayas sido muy chungo en la Tierra, no vas directamente al infierno, pero casi nadie lo ha hecho tan bien como para ir directamente al cielo, así que la inmensa mayoría pasa un tiempo en el purgatorio haciendo cursos. Dependiendo de tu conducta en la Tierra, los haces básicos o avanzados. Que nivelazo oye, ¡Que organización! ¡Divina, vamos!".

Pausa

"Que no te vacile, que tú estabas a cargo de los cursos avanzados, con lo cual tienes experiencia en tratar con malvados de tomo y lomo. O sea ¿que tu eres de los más malotes del cotarro este, no?".

Le vuelven a hablar.

"Hombre, no te lo tomes a mal, si es una forma de hablar. La verdad es que me estás asustando, si me toca un curso de esos ¿cuanto tiempo tendré que pasarme en el purgatorio?

Le hablan.

"Que lo normal es que me despachen con un curso básico, que hay que haber sido muy cabroncete para ir a los avanzados. ¡Ah! y que la sala VIP es gratis. Bueno, tampoco podéis cobrarme mucho, que aquí no hay ni una butaquita para sentarse"

Le contestan.

"Que vas a ir a ver lo que me queda, y a ver si te enteras de quien me va a examinar. Vale, Mort, muchas gracias. Aquí te espero."

Pasa un rato, durante el cual nuestro hombre medita acerca de todo lo que le ha pasado, y le vuelve a sonar el teléfono.

"Dime, Mort".

Le hablan.

"Que lo de Asia ya está terminando, y me van a recibir pronto. Que no has podido saber quien me examina, pero que no se ha sacado ningún temario de curso avanzado del almacén en todo el día, así que lo más seguro es que me toque uno básico. Pues que alivio, tío, que estaba yo aquí preocupado".

Le vuelven a hablar.

"Que ya puedo pasar. Pues nada, Mort, aquí nos despedimos. Espero que no me toque el curso contigo, aunque supongo que nos veremos por los pasillos."

Le contestan.

"Que ahí no es como en la Tierra, que ya veré cómo las cosas funcionan de otra manera. Pues nada, por lo menos, deséame suerte".

Le hablan.

"Gracias, me voy para adentro".

Cuelga el teléfono.

El hombre se dirige a la audiencia y les dice : "Y ustedes, deséenme suerte también. Piensen que algún día, tarde o temprano, tendrán que pasar por lo mismo que acabo de pasar yo."

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado la semana 2. 08/01/2018
Etiquetas
Monty Python , Teatro del absurdo , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter