48
German NM

La huida (26)

Mayo de 1989.

Los dos jóvenes que acompañaban a la chica no daban crédito a lo que acababan de escuchar.

"¿Que has dicho?" "¿Que dices, que tienes un hijo?" "Y por qué no lo sabíamos?" "¿Cómo es que su foto está en la cartera de esos ricachones?"

La chica se calmó un poco, y les contó, entre lágrimas, cómo se quedó embarazada, que decidió tenerlo, pero que, cuando le dijeron que había nacido con problemas, pensó que lo mejor era abandonarlo en la puerta de la Catedral, para ver si la criatura podía ser cuidada por alguien con más posibilidades que ella.

"Me dijeron que tendría que visitar muchos médicos, que tendría que recibir tratamientos, y yo, ¿que era? una drogadicta que no tenía dónde caerse muerta. ¿cómo iba a darle los cuidados que necesitaba?".

"Pero tu nos contaste que vivías muy lejos de aquí. ¿Cómo es posible que tu hijo lo tenga una familia de Málaga?".

"No lo sé. Supongo que lo adoptarían o algo así. No supe más de él desde que lo abandoné en la puerta de la Catedral. Además, sólo tienen su foto. Lo mismo no es su hijo, es algún sobrino ó algo".

"Tenemos la dirección. Viene aquí en los carnets. ¿Quieres que vayamos a comprobarlo?".

La chica dejó de llorar. Muy serena, replicó :

"¿Para qué? ¿Para decirle que soy su madre, y que quiero que se venga conmigo?. ¿Para decirle que esta drogadicta y ladrona que tiene delante de sus narices, lo va a cuidar y le va a costear los tratamientos que necesita? Seguro que estos putos burgueses podridos de pasta le están dando la vida que se merece".

"Pero es tu hijo".

"Pero yo... no soy la madre que necesita".

 

Publicado la semana 152. 27/11/2020
Etiquetas
Tom Waits , La vida misma , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
48
Ranking
2 71 0