Semana
07
Género
Relato
Ranking
1 78 0

- Vengo del Lago Sagrado, donde habitan las mujeres de agua, que pescan y cultivan en su superficie. Cuando el sol, nuestro amante cálido se desvela, las barcas se reúnen junto a los árboles colgantes que crecen sumergidos. Ellas representan el antiguo ritual de intercambio, de las valiosas mercancías y delicias que cada una atesora. Reman melodiosamente acompasadas, con una flor de loto en sus largas manos, sentadas en la punta delantera de unas barcas menudas y estilizadas como vainas. Parecen cisnes bruñidos, sobre las plácidas aguas de nuestro lago milenario. Junto a mis hermanas nos deslizamos, hechizadas por las formas de sus dulces contornos femeninos, hasta que el Padre sol nos llama.

-Yo me evaporé en la Gran Catarata, cuyo rugido ensordece tempestades. Allí viven los hombres de espuma, que producen energía – dijo la otra al juntarse con la anterior en un minúsculo charco, resbalando lánguidamente por la superficie del asfalto. -Son nobles, rudos y fornidos, y sus músculos brillan cuando nos deslizamos lánguidamente por ellos encendidas de pasión, hasta que el calor de sus enérgicos cuerpos varoniles nos eleva al cielo.

La lluvia no cesaba…

-Yo soy muy diferente a vosotras. Mi origen es siniestro y misterioso – dijo la tercera al fundirse con sus compañeras, mientras les abandonaba una figura abatida, que cubría sus ojos con los puños y caminaba pesadamente bajo la lluvia, hacia el imponente puente de acero bajo el que aguardaba un abismo redentor, líquido, oscuro y doliente.

Publicado la semana 7. 18/02/2018
Etiquetas
Bajo el sonido de la lluvia
Compartir Facebook Twitter