Semana
44
Género
Relato
Ranking
0 16 0

Mientras su padre cerraba la tapa del contenedor, aún temblaba. Era su primer gorrión abatido. Camuflados bajo aquel enorme castaño poblado de gritos y aleteos alborozados, tomó su tiempo en decidirse, antes de sentir el tremendo estampido que le golpeó el hombro.

La víctima cayó tras la pared del gallinero. Le descubrieron aleteando torpemente en el suelo, malherido. El padre lo recogió y lanzándolo violentamente si mediar palabra, estampó una espantosa mancha roja que hería cruelmente el blanco radiante del muro y el de su inocencia.

- Un cazador nunca debe abandonar a una presa herida – le dijo secamente.

Hubo más presas, más batidas, pero nunca consiguió dibujar una mancha carmesí tan hermosa como aquella sobre fondo blanco, en las paredes, las sábanas o las cortinas radiantes que aparecieron en su vida.

 

 

Publicado la semana 44. 04/11/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter