Semana
43
Género
Relato
Ranking
0 16 0

- No, claro que no queremos que te vayas, pero creemos que ya es  tiempo – escuchó mustiamente.

Al principio les extrañó que volviese tan a menudo a visitarles a casa una vez concluida la obra. Observaba absorto los matices de luz en las superfíces, los materiales, las equilibradas proporciones, el juego de espacios... Le fascinaban las sombra que proyectaban los prismas maclados a la luz del atardecer, y aquella pared desnuda, tan sola, transgrediendo el jardín.  Era su primer proyecto, nunca antes había construido nada.

Las visitas eran tan frecuentes que la abuela le cogió cariño y los niños le adoraban. Al principio le invitaban a comer, a pasar el fin de semana y al final sin más, se quedó a vivir en la casa con ellos. Reparó con primor las fisuras primerizas, los grifos, los desperfectos, recortaba cuidadosamente las ramas del liquidambar, para que no perdiese su esbeltez..

Hasta el día en que comprobaron, según la fecha del certificado final de obra, que habían transcurrido ya los diez años de responsabilidad decenal.

 

Publicado la semana 43. 28/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter