Semana
38
F. Aizpun de la Escosura

EL REY ASIMÉTRICO

Género
Relato
Ranking
1 55 2

Desde que aprendió a caminar siempre lo hacía de manera que sus pasos coincidiesen con la serie de baldosas del pavimento por el que se desplazaba.  Este ritual le hacía parecer a veces un poco grotesco, a la manera de Chiquito de la Calzada, si la serie no era la adecuada. O daba grandes pasos como un zancudo, cuando la medida de las piezas era exagerada. Pero pisar una junta significaba profanar una ley antigua, imprescindible, sagrada para él. Las series simétricas eran su consuelo, su vida, su redención.

Pero un día despertó angustiado en una pesadilla sombría. Su mundo había cambiado. Cuando pisó la calle todas las baldosas eran irregulares, no existía ni una sola construcción simétrica. Un perro se acercó a él y cuando pudo observarlo con más detalle, descubrió con horror que ninguna de sus cuatro patas era igual a las otras. Los ojos y las orejas también eran monstruosamente dispares.

Entonces le asaltaron unos individuos contrahechos y deformes, tampoco ninguno de ellos tenía una sola parte de su cuerpo igual a la otra. Le pusieron una capucha y le llevaron a una especie de laboratorio sombrío.

Atado a una silla de dentista, pudo observar unos terribles artefactos quirúrgicos amenazadores a su alrededor. Una voz profunda y cortante como el acero del instrumental rompió el silencio:

- ¿De donde has salido monstruo? Creíamos que ya no quedaba ninguno de vosotros. Vamos a corregirte rápidamente sucio animal simétrico.

Le implantaron extremidades dispares, sus ojos, sus dientes, sus riñones, ¡sus testículos!… Todas y cada una de las partes repetidas de su cuerpo fue sustituida por otra diferente.

Cuando le mostraron su nuevo aspecto en un espejo de mano, gritó horrorizado ante la visión del monstruo en que le habían convertido. Las prótesis mecánicas implantadas, dispares y asimétricas le conferían una horrorosa imagen de pesadilla.

- ¡Ahora eres uno de los nuestros!

Mas su tenacidad obsesiva le llevó a investigar concienzudamente todas y cada una de las leyes físicas y matemáticas, de los miembros y órganos que se implantaban en cada cuerpo, producto de un proceso industrial de fabricación seriada. Consiguió elaborar una compleja teoría que demostraba cómo el tamaño y la proporción de los miembros implantados respondía a series y patrones matemáticos simétricos.

Finalmente logró obtener un auténtico y original patrón asimétrico, analizando las raíces de las plantas y pudo  fabricar nuevos miembros y órganos de proporción absolutamente aleatoria, que le fueron implantados con la escusa del desgaste de los primitivos.

Cuando consumó la transformación, reveló su secreto a aquel mundo onírico, poniendo en evidencia cómo aquella sociedad había creado unos falsos monstruos asimétricos, cuya autentica configuración respondía a las leyes simétricas de su fabricación, las cuales sólo él transgredía.

Cayeron rendidos a sus pies. Le aclamaron como el auténtico Rey Asimétrico, y cuando esperaban recibir sumisos y postrados sus órdenes, sentenció:

- ¡Que los pavimentos vuelvan a ser simétricos! ¡Aquel que ose colocar sus pies deformes en una sola de las juntas que ordenarán su divina simetría, morirá aplastado por un espejo gigante de acero, observando reflejada su antimétrica imagen deforme en el mismo!

Entonces despertó y saltando de la cama comenzó a bailar acompasadamente sobre las baldosas de su habitación con sus pies simétricos, sin respetar ni una sola de sus juntas. En la radio, que se había quedado encendida al dormirse, como era habitual, sonaba el compás cadencioso de un conocido vals de Strauss padre.

 

Publicado la semana 38. 21/09/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter