Semana
30
Género
Relato
Ranking
0 20 0

Con cuidado, para que no se les cayesen los alfileres a los fruncidos. Así se probaba cada noche el elegante vestido que arreglaba en la intimidad de su habitación. Se miró nuevamente al espejo, girando vaporosamente sobre las puntas de sus pies descalzos. Ajustó levemente el vuelo, tirando de la cintura. Volvió a retocarse la sombra de ojos y apretó los labios para unificar el brillo. Irradiaba encanto y seducción. Todo era perfecto, si no fuese por el relleno artificial de su sujetador de blonda y ese leve, indiscreto, y maldito relieve de la entrepierna. Mamá quería una niña y le enseñó a coser, antes del accidente.

Publicado la semana 30. 29/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter