Semana
44
El Animado

La espera

Género
No ficción
Ranking
0 13 0

Recuerdo una ocasión en la que era niño y quedaban diez días para mi cumpleaños. Recuerdo mirarme las palmas de las manos, los dedos extendidos y pensar que esos eran los días que quedaban para mi cumpleaños. Ese momento fue un peso en el pecho, era muchísimo tiempo y había que pasar por todos esos días sin poder huir, una sensación horrorosa.
El otro día en teatro la profesora nos dijo que debíamos elaborar nuestra hoja profesional y apuntar en ella cinco cosas que creyésemos que debíamos cuidar antes de cada actuación. Decía que los calentamientos típicos no tienen por qué ser idóneos para todos, que había quien podía tener bien la voz o el cuerpo relajado, de forma que en la hoja debíamos poner una palabra o un dibujo para recordar, de un solo vistazo, qué debíamos calentar antes de una actuación. Si esa hoja no fuese para teatro sino para mi vida, una de las cosas que habría de apuntar sería la paciencia.
Antes, como en la anécdota que he contado, mi impaciencia era temporal, quería que llegara mi cumpleaños, que llegase Reyes o que llegase el verano. Ahora las fechas me importan menos, y sin embargo la impaciencia sigue. Ahora soy impaciente con las personas, veo una posible amistad y no quiero pasar por los trámites oportunos y lentos, quiero que ya seamos amigos y de verdad, con intimidades y tinieblas. Si conozco a alguien y me gusta y le gusto, no quiero tener que pasar por lo mismo, aunque sepa que es mejor así, quiero llegar al final y después al final del final, tan rápido que es como un destello, una nota en una agenda o algo que recuerdas una vez ha pasado el tiempo.
Ojalá con las personas pudiera mirarme los diez dedos estirados y suspirar porque no puedo hacer nada porque las cosas vayan más deprisa.

Publicado la semana 44. 04/11/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter