40
El Animado

Algo relacionado con despedidas

Cuando venía a casa del trabajo una ráfaga de aire me tiró el sombrero, lo arrastró mientras corría tras de él y terminó por meterlo en una alcantarilla. Me quedé sin sombrero. Pero no contentos con eso, un hombre de aspecto impecable me pidió un cigarrillo y al sacar la pitillera, la agarró y salió corriendo. Así también un perro me arrancó el zapato, perdí las llaves y la frutera me cobró por un mango todo lo que llevaba, mango que se pochó al sol antes de que pudiera morderlo. Así, desolado y con el mango pocho en la mano, me senté en un banco donde suspiré todo el aire de mis pulmones, dejándolos vacíos. Unos niños se acercaron y me sonrieron, les di todo lo que me quedaba.
Estaba desnudo, con la putrefacción en la mano. Entonces pensé y si no fueran cosas, y si fueran personas todo aquello perdí.
Y si no me las hubieran robado o se hubieran perdido, y si hubiera sido mi culpa quedarme desnudo.

Publicado la semana 40. 07/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
40
Ranking
0 29 0