Semana
18
El Animado

Algo que guardar en el bolsillo

Género
Relato
Ranking
0 36 0

—Niño, come, que viene el avión, que si no lo comes se caerán las torres. Come niño, y dejarás de llorar.
—Quiero ver a mamá.
—Tu mamá no existe porque no está aquí ahora, come e igual aparezca.
—Quiero a mi mamá
El niño, más que llorar, gritaba. El grito caía de la silla, cubría el suelo, manchaba los zapatos de ella y en algunas partes golpeaba las paredes con tanta fuerza que había gotas que saltaban llegaban a tocar las ventanas selladas con tablas de madera.
—Niño, tengo que tener paciencia porque ese es mi trabajo. Para mí la paciencia es dinero. Come.
El niño seguía llorando.
—Niño, que no te asuste el que no te llame por tu nombre, pero es que no quiero mancharlo, quiero que guarde la frescura de tu madre.
El niño llora, llora y llora.
—Te puedo dejar mi mano para que juegues con ella, con los dedos, o la cuchara cuando termines de comer, pero aquí no hay más juguetes, todo lo que hay por aquí te puede hacer daño, como mi manita.
—Mamá.
—Corazón, por favor, no llores. No me gusta estar aquí como no te gusta estar a ti. Solo come y deja de llorar, pronto, muy pronto, todo esto habrá acabado.
—Mamá.
—Calla, calla, te daré tu nombre. Mira mis dedos jugar, Pablo. Pablo, Pablo, Pablo. Mira, mira cómo se mueven.

Una calle que gira a la izquierda, otra que gira a la derecha, otra que gira a la izquierda y entonces aparece un parque. Él camina de forma extraña, en parte porque está nervioso y en parte porque está feliz. Es todo un empresario, ha dedicado mucho dinero y esfuerzo a un solo proyecto, se ha arriesgado, pero ahora tiene frente a sí un parque viejo y vacío, a excepción de dos personas que le esperan en el banco de el fondo con una bolsa. Piensa el hombre que ha costado llegar hasta allí, que sobre todo costó atreverse, pero que ahora ya tendrá la vida resuelta. No llega a oír el disparo, ni  ver a ninguno de los uniformes azul oscuro, están bien escondidos. Tampoco llega a pensar en que hay quien le espera antes de morir.

Publicado la semana 18. 06/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter