Semana
42
David Lizandra

Globalizar

Género
Relato
Ranking
0 83 1

—¿Cuál fue la palabra que utilizaste? Globalizar, ¿verdad?

Mariona hizo bueno el viejo dicho de que quien calla, otorga.

Durante un buen rato permaneció pensativo. Había encendido un cigarrillo y solo observaba como se consumía entre sus dedos.

Ella lo dejaba hacer. Conociéndolo como lo conocía enseguida supo que sus palabras, para bien o para mal, habían hecho mella en él.

«Necesito una respuesta» pensó Mariona un momento antes de revolverse intranquila en su asiento.

—No te veo muy convencido, Marcos. Llevamos mucho tiempo juntos. Hemos tenido momentos buenos y momentos malos, pero últimamente son más los segundos y eso comienza a preocuparme —esperó una respuesta, una mirada, un gesto por su parte. Nada—. Lo que te he dicho era solo una propuesta. No tienes que decir no. No volveré a comentar nada de eso.

Los días de octubre comenzaban a acortar. Llevaban casi toda la tarde uno frente a otro en el salón. Sus rostros apenas se distinguían ya en la penumbra.

Una larga calada al cigarrillo iluminó la cara de Marcos. Estaba muy serio.

—¿Estás hablando de globalizar, qué? ¿Nuestra relación? ¿De involucrar en ella a personas de las que ahora mismo no sabemos ni siquiera que existen? —dejó escapar un profundo suspiro—. Hay formas mejores de no caer en la rutina que la de compartir nuestros actos sexuales con otros. Llámame antiguo, si quieres, pero por ahí no transijo. Lo siento, Mariona.

Por primera vez en lo que iba de tarde, Marcos, miró a los ojos de Mariona. Poco después, aunque acababa de ver el arma con la que lo apuntaba, la detonación lo sorprendió.

—Te negabas a globalizar nuestro sexo, pues te acabo de globalizar los sesos, estúpido —susurró Mariona.

Al principio lloró de forma desconsolada, se abofeteó, incluso llegó a revolcarse por el suelo. Pero no tardó demasiado en pensar que esperaba la visita de una pareja y tenía que darse prisa en limpiar los trozos de la cabeza de Marcos desparramados por todo el salón.

«Al menos haremos un trío» pensó mientras escogía los trapos más apropiados para la tarea.

Publicado la semana 42. 15/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter