Semana
10
Género
Relato
Ranking
2 152 1

Al penúltimo adversario lo atravesó con una catana. Luego se distrajo con las mieles del triunfo y no fue capaz de evitar que el último enemigo, a traición, le clavara un puñal en la espalda.

«Te haces viejo, esto ya no es para ti», piensa mientras mira la sangre de sus manos, de su cuerpo, de las paredes, del suelo.

Era necesario parar, el hambre le estaba acuciando y su vejiga debía asemejarse a un odre de vino a punto de reventar. Dejó sus gafas de realidad virtual a un lado y se desperezó con pesadez antes de levantarse del sillón. El sol ya estaba alto.

—Otra noche más pasada en blanco —susurra mientras se pone en pie.

De camino al baño, pasa frente al salón. Algo le llama la atención y retrocede sobre sus pasos para comprobarlo.

—¡Joder! —grita horrorizado. —¿Qué coño…

Parece un cadáver ensangrentado lo que yace en el centro del salón. Se acerca despacio para comprobarlo. Le da una patadita de comprobación. No se mueve, ni siquiera se aprecia respiración.

Al agacharse, intuye un leve movimiento a su izquierda. «Hay alguien más ahí», piensa. Pero es demasiado tarde, solo le da tiempo a sentir como una lanza atraviesa su pecho y su espalda para quedar empalado, cosido a la pared.

«Te haces viejo, esto ya no es para ti», piensa mientras mira la sangre de sus manos, de su cuerpo, de las paredes, del suelo.

Era necesario parar, el hambre le estaba acuciando y su vejiga debía asemejarse a un odre de vino a punto de…

Publicado la semana 10. 08/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter