17
David Fueyo

Coches (III) Ford Tourneo. Ford Mustang

Cinco series más y me voy para la ducha. Luego un par de clases y por la tarde quizás vuelva por aquí un par de horitas a tonificar y al baño turco. Nada mejor que un poco de vapor en pelotas mientras ves como fuera la chusma va tapada hasta arriba con sus abrigos raídos y sus bolsas de la compra recicladas. En la vida hay que tener clase, joder. Clase, cojones y estilo, y con eso vale.

 

Hoy jueves. Bien, día de autos. Llamo día de autos al día que tengo que quedar con la vieja, follármela y aguantarla un rato. No le sirve con las dos horas por la mañana que le acompaño, instruyo y entreno para que consiga sus metas. ¿Cuáles son las metas de una señora sin estudios de 50 y pico años y con el cuerpo hecho añicos, por muchos arreglitos que se ponga? Pues seguir manteniendo a su lado a su marido y mucho “crecimiento personal” haciendo el ridículo en el gimnasio y en la calle cuando salimos a correr. Seguir a su marido, dice que es su meta, y ya desde el primer día se le fueron las manos al pan, y yo dejándome, que para eso hice el curso de coaching y así le doy seguridad y patatín. Vamos, que al principio era hasta divertido, pero luego, cuando me enteré quién era todo cambió para los dos. Y para mucho mejor. Mutualismo le llamaban en el colegio, lo de la abeja y la flor, vamos. Yo la abeja y ella la flor, y luego, cuando se quede con todo lo de su marido entonces la querré aún más. Puta Lena, como se lo ha currado, y yo, aquí sin hacerle ascos a la Anamari. Es cuestión de esperar, si ya el otro día, cuando cometí el error de que viera mi vieja Tourneo me dijo que no quería que nadie nos viera montados en ese trasto, que sí me portaba bien me compraba el Mustang.

Publicado la semana 17. 24/04/2018
Etiquetas
Rock , Alteraciones varias , En sala de espera , vehículos, hechizada, Locura, Una nueva vida que acaba de nacer
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
17
Ranking
0 186 0