40
Daniel Turambar

break;

Fue en el irlandés. Había conseguido convencerlo de que saliera a tomar algo, de que se distrajera... La cagué. No sé cómo pero, entre trago y trago, me había llevado a su terreno. Al final me condujo a su vórtice, succionó mis argumentos para vomitar su obsesiva canción. Y ahí venía de nuevo.

–Yo sólo digo que…

Tuve que interrumpirlo, y esta vez no me anduve con delicadeza.

–¿Realmente has dicho algo alguna vez?

Se detuvo en seco, no se lo esperaba. Continué.

–Puede…, puede que una lo hicieras pero, ni aún entonces, dijiste nada al relatar un sueño que creíste real. Es fácil elaborar una teoría tras observar los hechos. Pero a ti se te da mejor imaginarte los hechos que corroboren tus teorías. Mírate. Giras y giras en torno al mismo astro oscuro y sin embargo crees que avanzas. Vale, te lo reconozco: tal vez sí avanzas. Pero en espiral. ¿O es que no te suenan los pasos que das una vez tras otra? ¿No ves que al lado aún está el barro húmedo de los que ya diste? Pero no…, no te das cuenta. Y hablas y hablas sin decir nada. O dices cosas que no son más sostenibles que la niebla. Y crees que avanzas. Ojos cerrados, cabeza baja, cuello en tensión: embistes mientras comienzas una nueva vuelta. ¿Realmente has dicho algo alguna vez? ¿Realmente has sentido algo? Entonces, ¿por qué sigues esperando?

Su cara, su expresión cambió o eso quise creer en ese momento. Parecía que había tocado alguna nueva fibra, tal vez la que le hiciera avanzar por fin. No dijo nada y, a diferencia de otras veces en las que se hacía el silencio, no parecía estar buscando una respuesta, no parecía estar recomponiendo su discurso para volver a regodearse en la misma mierda de siempre.

–Bien. Ahora simplemente respira hondo.

Me hizo caso, incluso terminó su copa de un trago.

–Quiero salir de aquí–dijo.

–Bien, voy a pagar esto y nos marchamos.

Se levantó, me hizo un gesto de que iba a ir saliendo para fumar y le dejé ir. Fue bastante rápido. Puta casualidad. Un minuto antes, dos después y no habría pasado nada. El conductor dio positivo en alcohol y coca, su declaración de que se le echó encima no fue tomada en cuenta. Quiero pensar que fue un accidente. A veces echo de menos escuchar sus vueltas y revueltas. Como sea, salió del bucle. Descanse en paz.

Publicado la semana 40. 07/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
40
Ranking
0 63 3