Semana
27
Género
Relato
Ranking
0 79 0

Poco antes de que los domingos fueran amargos, ni se le hubiera ocurrido la idea de dormir tanto. Ni siquiera habiendo salido el sábado hasta bien tarde. Pili era de despertarse con el sol. Pero las cosas cambian. Tras el accidente, dormir le ahorra horas de ese sabor acre. Podría ser peor.  A Carla, del grupo de sinestésicos, rozar algo suave le causa tristeza. Los demás oyen colores. Pero a ninguno se le cruza el cable un día concreto de la semana. Como a Pili, que los domingos le sabe la boca a rayos, como si hubiera estado bebiendo y fumando el sábado hasta bien tarde.

Publicado la semana 27. 08/07/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter