Semana
05
Charo Vela

El domador

Género
Relato
Ranking
2 138 0

      El domador despacio y con temple dio pasos atrás, mientras el tigre avanzaba hacia él, con las fauces abiertas y rugiendo, como quien marca su territorio. La angustia se palpaba en el ambiente y la palidez de su rostro lo constataba.

       Segundos antes, el tigre de un zarpazo le había quitado el látigo dejándolo indefenso y sorprendido. Llevaba con él varios años, Pablo lo había amaestrado con paciencia y llevaban ya muchas funciones juntos y nunca le había dado problemas. Claro, eso sí, respetando las distancias. Los años que llevaba de domador, le habían enseñado a no confiar en los animales salvajes, por muy domesticados que estuviesen.

        ¿Qué le había pasado para reaccionar así? –pensó Pablo preocupado.

       Con su espalda pegada a la jaula e indefenso y con un nudo en la garganta, veía aproximarse lentamente al tigre. Los asistentes asustados, miraban como el tigre se acerrcaba a su presa. lla tensión se palpaba en el circo. Solo se escuchaba la respiración entrecortada de los asistentes.

       Pablo miró con melancolía a los ojos del tigre, suplicando por su vida. En esos momentos, no sabía si iba a valorar los años que llevaba cuidándolo. Era un animal, no tenía sentimientos y Pablo se estaba desesperando. El tigre quieto frente a él lo observaba fijamente.

        Un instante después, el tigre se tendió a sus pies inofensivo. El domador con un profundo suspiro y con cierto temor, se movió despacio hasta volver a coger el látigo. Pablo se acercó al tigre y le dio un gran trozo de carne, se lo había merecido con creces. Ya más tranquilo respiró hondo y saludó al público con lágrimas en los ojos. Uff que cerca había estado de la muerte, o al menos fue la sensación que tuvo. El tigre le demostró que sí tenía sentimientos y respeto por los años compartidos. El público del circo rompió en aplausos, creyendo que todo era parte del espectáculo. La verdad solo la sabría él. Los asistentes quedaron satisfechos, lo que no sabían era que ese número había sido único y no volvería a repetirse jamás.

Publicado la semana 5. 30/01/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter