Semana
07
Charlies

MI PUEBLO, MI PADRE

Género
Relato
Ranking
2 153 1

Hay personas que son metáforas de su propia tierra. Personas que llevan de donde son, tan adentro y tan afuera, que si las conoces, reconoces a su gente, el lugar de donde son. Lo llevan en la mirada, en la sonrisa, en la manera de reír y llorar, en los motivos que la hacen llorar y reír. Hay personas, que si se miran con detenimiento, se ven calles y callejuelas tatuadas en su piel, tejados, torres, en su frente, mares, riachuelos, fuentes corriendo por dentro y por fuera de sus ojos.

Mi padre es campo. Está hecho de tierra negra, morena, dura como sus manos. Mi padre es piedra, cal, adoquines, tejas. Sus arrugas son veredas, atajos, caminos que llevan a la sabiduría. Su pelo fue otoño y es invierno, invierno acogedor, es rescoldo de estufa, patio de vecinos. Mi padre es amanecer cuando el verde se tiñe de cobre. Mi padre es medio día cuando el sol abraza sin clemencia. Mi padre es atardecer cuando el horizonte se prende de fuego en el último suspiro. Mi padre es viento y lluvia, brizna y llovizna, vendaval y aguacero.

Mi padre es mi pueblo, mi pueblo, mi padre.

Hoy me he mirado al espejo; el sol está empezando a caer, las sombras, que se estiran huyendo hacia levante, desdibujan carriles, que sinuosos buscan y llegan hasta un pueblo de piedra, de cal, de adoquines, de tejas, un pueblo que solemne y orgulloso, como su legado monumental,  sigue pariendo padres.

 

Publicado la semana 7. 13/02/2018
Etiquetas
Relatos , Todo lo vivido , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter