Semana
13
Charlies

HAY HOMBRES BUENOS, Y MUJERES BUENAS

Género
Relato
Ranking
0 74 1

Se despierta cada noche y sueña, sueña que hay hombre buenos, y mujeres buenas. Se despierta de esa realidad con la que la oscuridad se empeña en ahogarla de pena, y desvelada sueña. “Hay hombres buenos, y mujeres buenas”. ¿De dónde viene esa voz? De allí, del campo de girasoles, girasoles que no giran, que bailan, bailan, y bailan. ¿De dónde? De allí, de la mar, de  la mar salada, de la mar de lágrimas de alegría, que por las otras no surcan barcas, las otras no dejan orillas de espuma blanca, solo dejan restos de naufragios, solo dejan eso, restos.

A la misma hora cada madrugada, un ruido, un golpe de aire, algo la salva, como una mano amiga que la saca del fondo, y sueña. Mira por la ventana, y las estrellas no son, el mundo se ha girado. La cama su barca, con su cañita, con él con nombre de ángel. Y Navegan entre nubes plateadas, flotan mecidos por corrientes de aire. Los peces revolotean brillantes como minúsculas estrellas, las estrellas nadan como lejanos pececillos de colores. Hay hombres buenos y mujeres buenas, despierta lo sabe, porque él se lo dice, y no hay nadie más sabio que él.

Ojalá ella no tuviera que soñar, ojalá ninguna tuviese que hacerlo, ojalá el mundo se girara de verdad. Y que los peces brillaran, y que los girasoles bailaran, pero que también surcaran los cielos aviones de papel, para que las ciudades no se derrumbaran a su paso, que los refugios fueran para jugar al esconder, que las fronteras no fuesen sino una gran rayuela, para saltarla a la patita coja.

“Hay hombres buenos, y mujeres buenas”. ¿De dónde vienen esas voces? de allí, del campo, de la mar, de la ciudad, del refugio. Hay hombres buenos, y mujeres buenas, ellas los saben, porque ellos se lo dicen y no hay nadie más sabio que ellos.

Publicado la semana 13. 27/03/2018
Etiquetas
Girasoles , La vida misma , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter