Semana
01
Carlos D. La Rosa

JARDINES QUE FUERON JARDINES

Género
Poesía
Ranking
0 91 0
Anterior Texto

Hoy me acerco a los jardines petrificados

Sangro

Me abro el pecho y meto la cabeza

Hace más frío que en cualquier sitio

y es donde más calor encuentro

Un resplandor perpetuo me llama

Lo persigo por todo este laberinto

lleno de árboles que no conocen a las hojas

con ramas afiladas que se me clavan en los ojos

Sangro lágrimas confundidas con un espejo que devuelve un abismo

No sé si brotan de mí

o de una nube en llamas que alumbra lo que el juicio nubla

Estatuas sin cara en los lugares vividos

¿Los vivimos?

Estatuas sin cara en la posición más placentera que hicimos

¿La hicimos?

La cara les nace en cuanto me doy la vuelta

La nariz se les cae cada vez que las miro

Los ojos explotan con cada anochecer

Y aquí continuamente el sol se va

acompañándote en tu eterna despedida

Las recompongo con lo que me queda de cerebro

y esculpo tu busto entre la masa gris y la memoria a largo plazo

pero no da ni para un pelo

Son jardines petrificados justo en el momento de mayor sueño

Intuyo que hubo algo

Párpados pegados con silicona a medio abrir tras el beso

Párpados pegados con saliva a medio cerrar antes del beso

Parece que eran preciosos

No sé si el tiempo los defenestró

ó se dejaron a medio hacer

El medio hacer los defenestró hace tiempo

Hay algo en el suelo

Un recuerdo

pisado por las modificaciones del mismo recuerdo de las distintas partes

Jardines petrificados con olor a beso

Beso podrido

que estira sus babas de mal aliento mortuorio

Lo primero que hago nada más levantarme

Es besarlo

y remover con la lengua

el veneno pegado en el culo del vaso

Mi propia muerte me despierta

Me da ilusiones inofensivas

con tufo de autoconocimiento

¿Por qué seguir haciendo si tus ojos han muerto

(SINCERIDAD: LOS HE MATADO)

y los míos se han vuelto blancos de tanto corazón de azúcar?

¿Por qué seguir haciendo si el universo que había en el colchón

junto al sopor alcalino de después del medio día

colisionó

convirtiéndose en una playa para borrachos

y preguntas que jamás se harán?

Los fuegos fatuos ya habían anunciado el comienzo de la partida

Una partida que desde el principio estaba perdida

en el fondo del baúl

de la historia de las pequeñas vidas de los pequeños seres humanos

Publicado la semana 1. 04/01/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter