48
J. J. Emrys

Una leyenda inoportuna.

– A ver, no perdamos la calma. Ya sé lo que parece, pero podemos estar precipitándonos.

– Te digo Klaus que tiene que ser. Es tal cual nos contaron los ancianos

– Y las ancianas

– Sí, las ancianas también.

– No sé, me parece demasiado grande, demasiado humana.

– ¿Humana? ¡para nada! Mira sus orejas.

– Ya, ya, pero puede ser una mutación.

– Venga, si hasta la leyenda hablaba de la época del año en la que aparecería “cuando el lomo se os ponga tieso por la fría y blanca caspa de madre Gea y la lengua se pegue a los carámbanos de los árboles, regresará”

– Sí, pero si no especificas el año, en estas latitudes pues, bueno, es un día normal

– ¿Y las alas?

– ¿Qué les pasa?

– ¿Cuántos humanos de esos conoces con alas?

– A ninguno

– ¿Entonceeeees?

– Me parece que da igual quien tenga razón. Con el escaso pelaje que tiene no va a durar mucho a la intemperie

– Eso es cierto. Será mejor que la llevemos a la cueva de Bubi, es el sitio más calentito por aquí cerca

– ¿Con el oso? Le veo fisuras al plan.

– Estará honrado de acoger a la nueva Reina de las Hadas, la que devolverá el equilibrio al bosque.

– Vale Rudolf, sea como sea hay que mantenerla con vida. Está cogiendo un color un tanto feo.

– ¡Las hay azules, eh!

– Bueno vale, pero de todas formas no recuerdo que nadie dijese que cambia de color, cuando nos la encontramos estaba más bien roja.

– A mí lo que me desconcierta un pelín, si te soy sincero, es el cuerno.

– Es que eso, desde luego, no es un cuerno.

– Lo discutiremos más tarde, ahora tiremos. Tú por ahí, de esa pierna.

 

Carla había decidido hacer un pis en el bosque. Nunca pensó que aquello la llevaría de una despedida de soltera a una cueva con un oso. No supo gritar. Había soñado que dos ciervos la salvaban de una muerte por hipotermia y ahora, cuando la cueva dejaba de dar vueltas, se veía a si misma aceptando un cuenco de algo que le recordaba al cocido gallego que su abuela le preparaba cuando era niña.

 

– Gracias…

– Grrrrr Argh¡ Brrruf Urrrr (Es un honor, oh Reina de las Hadas)

 

Publicado la semana 100. 27/11/2019
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
48
Ranking
0 71 0