Semana
39
Asun García

¿Maldición? ¿ Simple Karma?

Género
Relato
Ranking
2 83 0

He recogido todas mis cosas lo más rápido que he podido. Debo marcharme antes de que bajen el piano, antes de que me derrumbe, antes de que alguien me vea en este estado.

Es evidente que todo lo que ha pasado es culpa mía; aunque a mí, sinceramente, no me parece tan grave. No he podido convencerles de que son cosas que pasan, tan naturales como la vida misma. Sin embargo para algunos ha sido una tragedia, un drama lorquiano en el que todos se lamentan sin ser ni juez, ni parte.

Dicen que no debería haberme acostado con Teo, íntimo amigo de mi marido y esposo de Sandra, una de mis amigas.

No hemos podido evitarlo.

Supongo que deberíamos haber sido más discretos, eso sí. Yo quería ir a un Hotel. Deberíamos haber ido a un hotel.

Luis subió a verme, sin avisar. En Teoría ese día tenía mucho trabajo en el despacho, situado en el primer piso del edificio en el que vivíamos.

No me gustaba que subiese a verme cuando le diese la gana, interrumpiendo mi trabajo y mis evasiones. Aun así no me hacía ningún caso y subía cada dos por tres. Por eso nos pilló, porque estoy segura de que no albergaba sospecha alguna. Tan enamorado estaba que si alguien se lo hubiese dicho no le habría creído. Ojala alguien se lo hubiese dicho, pues así habríamos tenido más cuidado.  Casi se muere del susto cuando nos encontró juntos, en nuestra cama. Le vimos a través del espejo. Nunca olvidaré su rostro, acongojado, y sus manos en el pecho, en un afán de sujetar al desbocado corazón, que amenazaba con salirse del pecho.

Hace unos días éramos la pareja perfecta.

Ahora estoy en boca de todos. No se habla de otra cosa en este maldito pueblo.

Ahora sé lo que se siente cuando te insultan por la calle. Nunca pensé que alguna vez alguien, conocido o desconocido, pudiese insultarme de esa manera. Podría denunciarles, pero no lo haré.

Creo que lo mejor es que me marche una temporada, hasta que se olviden de mí. Pronto habrá otro chisme del que ocuparse y nadie hablará de nosotros.

Ojala.

Hace unos días que no puedo evitar acordarme de cuando era pequeña e insultaba a Vicky, llamándola nada más y nada menos que Puta. No tenía conciencia de lo que significaba esa palabra. Para mí lo era. Lo era por la sencilla razón de que Javi iba detrás de ella, después de dejarme a mí, ¡a mí!, a pesar de que ella nunca le hizo caso alguno. Ni tan siquiera le hablaba. Pero a él le gustaba.

Fui capaz de organizar a un grupo de compañeros del instituto para insultarla, de la rabia que me daba ver como la miraba. La esperábamos a la salida, al terminar las clases, o la acompañábamos desde su casa, según nos parecía. Hasta ahora aquellas travesuras me han parecido graciosas, sin importancia.

Vicky era muy valiente, no se amedrentaba por nada. Siempre nos plantaba cara. No tenía miedo.

La envidiaba. Ahora, después de tantos años, lo entiendo. La he envidiado toda la vida.

El caso es que un día, cuando le iba a pegar una bofetada, alguien paró el golpe. Recuerdo una mano anónima, sujetándome fuerte el brazo. Entonces volví a insultarla, gritando. Le grité varias veces, provocándola. Todos guardaban silencio, rodeándonos. Nosotras nos mirábamos, deseosas quizás de pegarnos, de terminar con todo aquello de una vez por todas. Quería pegarle, humillarla, dejar claro quién mandaba. Pensé que respondería, que se lanzaría contra mí y di por hecho que los demás me ayudarían. Participarían si ella daba el primer paso.

Pero ella, en lugar de pegarme, o de gritarme, habló en voz baja y pausada, aunque lo suficiente alto para que todos la oyésemos. 

          Algún día te acordarás de lo que me has hecho.Todo el              pueblo te llamará Puta en tu cara. Y no se olvidarán de ti         tan  fácilmente como se olvidarán de mí.Igual hasta te tienes                                           que   ir de aquí.

 

Publicado la semana 39. 24/09/2018
Etiquetas
Bon Jovi, Hallelujah , Días de Instituto., ¿Quién no ha padecido un acoso y deseado que les pase a ellos? , Cuando se necesite consuelo porque todo les vuelve. , Acoso
Compartir Facebook Twitter