Semana
33
Asun García

¿Hay alguien ahí?

Género
Relato
Ranking
3 157 4

Mientras el mundo busca desesperadamente vida inteligente en el espacio a través de costosos mecanismos y organismos como la Nasa y el Seti, la confederación de la Galaxia estudia cómo pueden ayudar al planeta Tierra. Los informes que envían los guardianes son cada vez más alarmantes.

En el Universo no existe la indolencia; saben que la suerte de unos está unida a la de los demás. Si la tierra fracasa en su intento de elevar la frecuencia vibratoria y se mantiene en la tercera dimensión cuando acaben los alineamientos, será engullida y reciclada. Será tratada como un producto de energía estancada y, por tanto, como energía negativa. Desaparecerá. Desaparecerá ella y los seres que la habitan. Una catástrofe así afectaría muy negativamente a los planetas asignados a ayudarla a elevar la frecuencia vibratoria. Algunos serían arrastrados con ella, por lo menos a una gran cuarentena, pues el virus podría haberse escapado y afectar en un futuro cercano a otros sistemas.

Todo está planificado. Nada es casual ni aleatorio en el Universo. Si algo no funciona, no se eleva o evoluciona, no sirve, y debe ser reciclado.

 

Los Guardianes esperan impacientes la inminente llegada de los avatares al Planeta. Los habitantes de la antigua Tera se encuentran atascados en un absurdo materialismo egoísta e individualista que no permite la entrada de energía dinámica, necesaria para la evolución del planeta y de la especie.

Los chakras de la Tierra se cierran.

Trabajan para la Confederación de Galaxias, en una delegación creada exclusivamente para proteger y elevar a los planetas que no son capaces por sí solos de encontrar la salida de las dimensiones.

Por fin el Consejo ha aprobado algunas de las medidas que estos les reclamaban en los informes. Y por fin se han activado los Planes de Emergencia, concretamente el número 12.

Creen que es insuficiente. La situación es más caótica de lo que ellos creen.

Los recipientes todavía descansan inertes en la aséptica sala, colocados en los altares de mármol negro, mientras las “sustancias”o “esencias”, comúnmente llamadas en la Tierra “almas” esperan a su lado, preparándose en silencio para el cambio. Es un sacrificio necesario. Nunca volverán a su estado natural, pero a cambio quizás consigan trasmutar la energía. Han nacido para ello.

Los guardianes se han reunido en las profundidades de la Tierra, usando la entrada del Polo Norte del Planeta. Allí se situó hace eones una puerta estelar, la que pronto se abrirá de nuevo para recibir con honores a los Avatares diseñados para la ocasión.

No van a seguir lo planes. El tiempo es escaso y en el caso de la tierra no es relativo, sino que se escapa diluyéndose en el éter rápidamente.

¡No!, no van a pedir permiso.

¡Sí! Quien no esté de acuerdo no será castigado, pero se espera discreción y silencio. Y se les ruega que sigan con sus tareas diarias, y que ayuden en los planes que sí contempla la Confederación.

Como dicen los humanos, a veces hay que romper las reglas, desobedecer.

 

Normativas:

-Los Avatares serán distribuidos en el mundo nada más llegar. Lo harán por parejas, como se ha establecido, pero se les animará a tener descendencia directa con los habitantes del planeta. Con ello ganaremos mucho tiempo.

-Los seres nacidos de estas uniones no serán separados del resto, como habitualmente se hace, sino que dejaremos que influyan en el entorno.

-Desde el mismo momento de su llegada ocuparemos todos los continentes. Los seres más emocionables son los que más colaborarán inconscientemente.

*Europa: elegimos España, como lugar que no merece el trato que los demás países europeos le dan. La energía allí está muy revuelta y tiene muy baja frecuencia y vibración. Aun así el número de personas despiertas es el más elevado de Europa. Les ayudaremos a elevarse.

*América del Norte: Nos centraremos en Washington, centro neurálgico del poder. En este lugar la energía es también muy densa y oscura. Los descendientes de nuestros avatares gobernarán con el tiempo.

*América del Sur: Aprovechemos los lugares por los que aún respira el mundo. En Perú, México y Chile las ruedas energéticas están ralentizando sus movimientos, pues el egoísmo crece sin mesura.

*África: Procuremos frenar la depravación lo más pronto posible. Nos instalaremos en todo el continente.

*En Oceanía y Asía seguiremos con el Plan Maestro. Son regiones altamente conscientes. Aprovecharemos sus emanaciones de energía positiva, para llevarlas a los puntos de conflicto terrestre.

 

Quien no esté de acuerdo con este proyecto puede abandonar ahora mismo la Sala de Espera. Los demás esperaremos a los Avatares y seguiremos el programa que acabamos de ratificar.

Hermanos, podéis firmar rápidamente desde vuestras mentes los contratos que nos ligan a la evolución de la Raza Humana y del Planeta. Démonos prisa, las luces de la Puerta estelar ya se encienden.

Recibamos a nuestros hermanos como se merecen, como a héroes de nuestro pueblo.

 

 

Publicado la semana 33. 13/08/2018
Etiquetas
Oxygène, de Jean Michel Jarre , Películas de Ciencia Ficción , Siempre , Energía, Alienígenas
Compartir Facebook Twitter