34
antoncaes

Como un reloj de arena

Absorbido por el tiempo,

me veo cada vez más hundido,

como si de un reloj de arena se tratara,

y me tragara por momentos.

 

Espero que todo pase,

que se acabe la arena,

que le den la vuelta

para empezar de nuevo.

 

El tiempo no me da tregua.

Me agota, me acongoja, me limita.

Me destroza las esperanzas de una vida placentera.

 

Pasan las horas y solo veo un agujero,

cada vez más negro,

más profundo,

de paredes lisas imposibles de escalar.

 

Las lágrimas se me acaban,

sin acabar de llenar este pozo,

que me haga salir a flote.

Publicado la semana 34. 23/08/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Poesía
Año
I
Semana
34
Ranking
0 110 1