19
Amapola

Asignatura pendiente

- Necesito olvidarla.

- (Silencio) ¿Por qué no la conviertes en literatura?

- ¿Literatura?

- Sí, escribe como si no hubiera un mañana.

- ¿Para qué? No sé a dónde quieres llegar, Carla.

- Verás... Hace mucho tiempo leí que la mejor forma de olvidar a una persona es convertirla en literatura. Yo escribo, siempre escribo. En la ficción puedes elegir el momento del punto y final. Y cuando lo que escribes no es ficción pasa algo todavía más auténtico: dejas de sentir, poco a poco, hechos que fueron sólo tuyos. Tu yo pasado agradecerá la nostalgia, aliméntala. Escribiendo liberas un sentimiento atado a ti y cuando lo publicas deja de ser tuyo. Al no pertenecerte es imposible que permanezca.

- Pero las personas no nos pertenecen y permanecen en nosotros.

- Es diferente. Me refiero a lo que sientes por ella. Al exponer tu historia ante el mundo pensarás que ha dejado de crecer un sentimiento. Has dado lo que más querías... Ya solo quedará espacio para lo nuevo. Así surge, en un proceso lento, el olvido.

- No soy capaz... ¿Olvidar? ¿Escribir? Tú me conoces, no puedo.

- Cuéntame tu historia, la escribiré. 

- No tendrás suficientes lágrimas. Espera.

Publicado la semana 19. 13/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
19
Ranking
0 69 0