Semana
13
Amapola

La bilis de nuestro mundo

Género
Relato
Ranking
0 69 0

- Como tú y como yo... Será que han descubierto nuestro secreto. Ya somos unos cuantos los adictos al drama. 

No acabé de pronunciar la última palabra cuando un suspiro de sí mismo me atravesaba el alma. Lo hizo al mismo tiempo que una imagen en forma de soplido surgía de mi boca. De las entrañas del olvido. La imagen del día que me dejó.

El día anterior a este momento había sentido por vez primera que todo había acabado. Y, de pronto, ahí estaba; ausente en compañía, vomitando su recuerdo, que quería mantenerse hasta el final. Siempre tan egoísta. Siempre tan inoportuno (la bilis de un no querer que se hacía insoportable).

- ¿Es que estamos hechos de ráfagas de sentimiento? -sin pensarlo, lo había dicho en voz alta. Pero él no logró pronunciar palabra. Suspiró de nuevo.

Sé que cuando él me mira encuentra la tristeza de mi alma. El día de la imagen, el mismo día que crucé la puerta vestida de desilusión... apenas pudo mediar palabra. Siempre habíamos compartido más que pensamientos e ideas sobre la vida. Nosotros éramos esa vida que soñábamos. Difícil de entender en los ojos de otros.

Sufría. Lo miraba y me sentía desolada por él, sabiendo que sus ojos se entristecían cuando se entrecruzaban con mi desgana.

Me detuve ante las manos de ese hombre encantador que era él. Sabía que siempre estaría a mi lado. Y sus manos sujetarían cualquiera de mis debilidades... Incluso destruiría mi desidia, la que hoy estaba apoderándose de mí.

Ahora sé que, intermitentes o no, este tipo de historias raramente suelen tener un final feliz. En cambio, soy consciente de que la vida está repleta de múltiples fases. Y, si nos perdemos en una, ¿por qué no encontrarnos en otra?

Publicado la semana 13. 01/04/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter