Semana
10
Amapola

Sucedáneo

Género
Relato
Ranking
0 60 0

Al otro lado de la habitación escucho el murmullo de una conversación entre dos tontos enamorados. Eso parecen.

Sólo con un murmullo mis sentidos ahondan en el mar vivo de su relación. Allí donde se encuentran las ganas, la locura, y el odio de quererse. Sólo con un murmullo.

Envidia, de la que me hace sonreír.  

Mientras escucho la armonía de su risa, una parte de mí aflora sentimientos bloqueados, quién sabe por qué y por quién. Mierda. Ahora noto cómo vuelven a su estado originario: doliente. 

A la vez, otra parte de mí grita que quiere sentirse así tras escuchar su voz antes de dormir; y alguien grita que se calle, que no es ésta nuestra historia. 

Imagino la sonrisa del desconocido, intuyo que es un hombre. Mayor, guapo, seguro. Parece feliz. Me atrevería a decir que, incluso, más que la voz que se cuela por mi cuarto ahora... 

Los envidio y no. Los envidio por la anécdota relatada a las tres de la mañana. Pero... ¿dónde quedó el desasosiego y el quejido en la garganta?

Es tan fácil el sucedáneo, y tan difícil el amor... 

Publicado la semana 10. 11/03/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter