22
ALBATROS 2705

UN CAMINO DE DOLOR

Aquello fue un viacrucis… Con la desaparición de Mercedes el día de Ramos, se abrió ante la familia, un camino sinuoso del que se desconocía cuál sería su final.

Los primeros momentos se llenaron de confusión. Hacía poco rato la tenían a su lado y de repente su ausencia les llenaba de dolor y sufrimiento. ¿Dónde había ido?

Pregunta sin respuesta, que los llevó a comunicar a la policía su desaparición. Unos agentes comenzaron sus pesquisas, mientras que otros se dedicaban a interrogar a todos. ¿Cómo podía ser que nadie la hubiese visto?

Pronto, se formaron grupos de búsqueda, que salieron en todas las direcciones partiendo del lugar en el que habían detectado su ausencia.

Cada grupo tomó una dirección diferente, para distribuir los esfuerzos y cubrir el mayor espacio posible de observación.

Aquella expedición fue un camino doloroso para los padres. Secundados por agentes y voluntarios emprendieron un viacrucis. Puesto, que mientras sus ojos inspeccionaban el camino en busca de una pista, las oraciones musitadas en el silencio de sus pasos, les acercaban a enfrentarse con lo desconocido.

Cada amanecer y después de un breve desayuno, emprendían nuevamente la búsqueda. Y como no, sus paisanos les confortaban con palabras y cuidaban de ellos. Al finalizar la jornada y agotados por el cansancio, los padres se refugiaban en su casa llenos de dolor y rotos por la angustia, que encerraban en sus corazones.

Así fueron transcurriendo los días… y la triste noticia llegó.

Justo a menos de cien pasos de donde la habían echado en falta, apareció el cadáver de Mercedes. Un pozo mal señalado y mal cubierto, había sido el lugar siniestro por donde se había despeñado la pequeña.

Ahora, llegaba el momento más doloroso. Desde el momento de la desaparición, habían sufrido por la pérdida, pero les quedaba la esperanza de encontrarla con vida. Ahora, ya su cuerpo en el ataúd, las esperanzas habían muerto.

Comenzaba su viacrucis interno, que los llevaría durante algún tiempo a recordar los hechos vividos. Luego, acabado el duelo, quedaría en sus corazones el recuerdo permanente de su hija.

 

 

Publicado la semana 22. 28/05/2018
Etiquetas
Relatos , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
22
Ranking
0 361 1