48
ALBATROS 2705

¡ADIÓS, MUCHACHOS!

Nunca pensé, que a aquellos amigos con los que había convivido parte de mi vida escolar, tendría en algún momento que decirles adiós.

El día que mi padre nos notificó que, por motivos profesionales, debíamos viajar a otra ciudad del país, la noticia me dejó noqueado. Para mi suponía sufrir un vuelco tremendo en mi vida. De gozar de la amistad de diez amigos a estar en la más absoluta soledad en una ciudad desconocida para mí.

Tuve que hacerme a la idea y así poder disfrutar de una despedida emocionante. Todos juntos nos abrazamos y nos prometimos mantener una correspondencia frecuente, que mantuviese de alguna manera vivo aquel vínculo creado.

Sin embargo, tardé poco en darme cuenta, que todas aquellas promesas iban a ser humo. Pronto, cada uno de ellos tuvo que enfrentarse a las pruebas para acceder a la universidad, algunos empezaron a trabajar y otros ingresaron en el seminario. Así, que ya no había tiempo para conectar con el ausente.

Dos años más tarde, volví a la ciudad en el período vacacional, y nos volvimos a juntar. Pero, ya no estaban todos. Ni tenían los mismos anhelos que habíamos compartido. Jesús y Pedro andaban metidos en su primera relación sentimental y los encuentros resultaron esporádicos. Las conversaciones enseguida languidecían y me di cuenta, que no teníamos nada que compartir.

Eso me ayudó a que cuando tuve que regresar a mi nuevo hogar, no me costase tanto. Estaba solo y ya nadie podría arreglarlo.

Pero, aun así, años más tarde los invitaría a mi boda, esperando que al menos alguno de ellos se pudiese desplazar a mi ciudad. El desengaño fue tremendo. Ni una sola respuesta. Solo quedaba decir ¡Adiós, muchachos!  

 

* Seleccionado para la Antología La Esfera

 

 

 

Publicado la semana 152. 23/11/2020
Etiquetas
Relatos , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
48
Ranking
0 93 0