37
ALBATROS 2705

NUNCA MÁS

Lo que aquí relato, es un hecho verídico extraído de los recuerdos de mi época profesional, en los que me veía obligado a viajar por las diferentes zonas de nuestro país. En uno de esos viajes, me tuve que desplazar con varios compañeros a la provincia de León.

Era principios del mes de diciembre. Al atardecer, después de haber cumplido con el programa previsto, nos desplazamos a Astorga con el fin de poder disfrutar unos momentos de encuentro y relajación entre los compañeros. El día se había vuelto lluvioso, así que cuando decidimos regresar al hostal-motel, del que hoy día no recuerdo su nombre, fuimos conducidos en diferentes coches.

Pero, de lo que sí me acuerdo, porque fue una experiencia sin igual, fue lo sucedido al amanecer y que de forma imprudente provoqué. El dormir fuera de casa nunca ha sido lo mío, así que tan pronto desperté, acudí a abrir la ventana para poder disfrutar de la panorámica que me ofreciera el lugar.

Sin embargo, una espesa niebla lo cubría todo. Y a este insensato no se le ocurrió otra cosa, que imitar la llamada del lobo. No tardaron en aparecer cinco ejemplares que se dirigieron directamente a mi puerta, alguno repitiendo la llamada. Al verlos cerré de inmediato la ventana y como si adivinaran que tenía que salir, se acomodaron a la puerta de la habitación.

Reconozco que no fue grato ni tranquilizante verlos tan cerca. La suerte estuvo, en que uno de los camareros del motel (al que previamente había avisado un compañero) acompañado de los mastines de la propiedad, fueron a desalojarlos de mi puerta.

Salir, salí, pero reconozco que hasta que no estuve en la cafetería tuve una sensación algo rara. En mi vida había visto un lobo tan cerca.

 

Publicado la semana 141. 07/09/2020
Etiquetas
Relatos , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
37
Ranking
0 77 0