08
ALBATROS 2705

CUANDO UNA HOJA PIERDE SU CASTO NOMBRE

Hola. Mi nombre es Hoja y soy la pura imagen de la pureza y de la virginidad. Pero, por Dios, que hace ese infeliz. Quiere poner sus manos sobre mí. Está loco. Ha comenzado a estampar unos signos negros sobre mi piel blanca. No puede ser, no se detiene. ¡Ay!, está haciendo que ennegrezca.

Lo que nunca me había pasado. Si, ya sé que es la primera vez que alguien se pone delante de mí. Y lo está consiguiendo. Se ha apropiado de mi ser y por lo que parece, nadie va a impedírselo. Que desgracia. Blanca como la nieve y acabar ennegrecida por un sinfín de signos.

Me hubiese gustado ser la reina de la pureza, símbolo inmaculado de la virginidad, pero ya a estas alturas será imposible. Más bien me tendré que conformar con ir a figurar entre tantas hojas como hay por ahí tiradas sin que signifiquen nada para nadie.

.......

—¿Perdón? Que me dice usted. ¿Quiere juntarme con otras para formar un libro? Oiga, no se estará pasando conmigo.

………

—Si, si ya le he entendido. Junta muchas hojas, que como yo han perdido toda su blancura, y sobre las que algunos como el que ha osado poner sus manos sobre mi piel, se han permitido estampar montones de signos negros con los que han formado una narración. ¿Y eso tiene éxito?

…………

La verdad, por lo que usted me dice, parece que existe una inclinación por conocer el contenido de esas narraciones.  Bueno, pues esperaré que alguien se digne leer la que sobre mi piel han estampado.

He aceptado la propuesta que me facilitó un señor llamado editor. Así, que dejaré que los llamados escritores, estampen sobre mí fina piel los diferentes signos de sus historias. Ya no me importa perder ese halo blanco impoluto, que antes añoraba. Lo que espero es que las historias que narren consigan que la gente pueda valorar lo que ha supuesto para mí y mis semejantes, perder la pureza.

Ha pasado el tiempo y pronto me veré junto con mis compañeras de esta ocasión, en un bonito libro. Ahí se han encerrado todas las historias, que las mentes de sus creadores han sido capaces de confeccionar. Eso sí, más de uno en algún momento de la composición, llegó a sentir la desesperación de una hoja en blanco.

¡Qué bonito! Con lo que nos cuesta perder nuestro color natural y no encuentran historias que narrar. Pero bueno, no hagamos sangre con esto ya que visto lo visto, nos hacen un favor convirtiéndonos en el medio, para que sus historias lleguen a más gente.

Publicado la semana 112. 17/02/2020
Etiquetas
En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
III
Semana
08
Ranking
0 121 0