52
ALBATROS 2705

UNA NUEVA OPORTUNIDAD

La vida no resulta un paraíso, donde nos vamos a encontrar las cosas hechas y a nuestro favor. Como individuos que somos elegimos (salvo la familia) con quien deseamos compartir nuestras inquietudes. Y en esa selección está el futuro de nuestra existencia.

Eso fue lo que le ocurrió a Ángel conocido por el “piernas cortas”. Este vivía en uno de los barrios marginales de la ciudad de Barcelona. De familia pobre, vivían de lo que las entidades sociales les daban cada mes. Era poco y los cinco miembros se tenían que apretar el cinturón.

El chico de dieciséis años más de una noche se había tenido que ir a la cama después de haber comido un trozo de pan con aceite y a veces, este duro como un leño.

Los días eran una sucesión de horas en la calle sin un beneficio y demasiado tiempo para pensar en malas jugadas.

Una mañana, Damián, el más atrevido del grupo les dijo:

—Haber troncos, esto no puede seguir así. No tenemos un miserable euro para tomarnos unas birras, ni cigarros ni na.

—Y que quieres que hagamos ¿asaltar un banco? —le contestó “El rizos”

—No porque tendríamos a la pasma detrás nuestro enseguida. Pero sí que podríamos sacar algunas cervezas del paki….

Ángel escuchaba y no daba crédito a lo que oía. Pero sabía que si lo decidían él no podía quedarse atrás. Tardaron poco en ponerse de acuerdo, todos querían lo que otros podían consumir sin robar.

La acción les salió tan mal, que la policía los detuvo en el momento de salir.

María, la madre de Ángel, acudió al párroco del barrio, para ver que podían hacer. En aquel momento este se encontraba con Alfredo, un monitor de artes marciales. Enterado de la situación, dijo a la madre que no se preocupara.

Una vez que el juez determinó el castigo, qué al no haber habido lesiones, fue prestar servicio a la comunidad, Alfredo se reunió con el chico.

—Mira Ángel. Esta vez te ha sido fácil salir del embrollo, pero si continúas con esa pandilla puedes acabar mal. He hablado con vuestro párroco para que de lunes a viernes nos deje los locales unas horas, para que podamos hacer unos cursos de Kárate, que te vendrían muy bien.

El joven aceptó participar y consiguió encauzar su vida al tener como compañeros para ese viaje, unas personas que querían ser honradas.

Publicado la semana 104. 23/12/2019
Etiquetas
Relatos , En cualquier momento
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
II
Semana
52
Ranking
0 140 0