48
ALAS DE TRAPO

JUEGOS DE NIÑOS

MADRID  INVIERNO 1937

Ser albañil es su sueño, desde que recuerda Javier siempre miraba con curiosidad las construcciones, las obras, como decía su padre, aunque poco futuro tienen los albañiles, los que ganan más son los arquitectos. Pero el hijo de un lechero no puede aspirar a mucho más y eso Javier lo sabe, solo los señoritingos pueden estudiar muchos años. Aunque como decía su padre con la revolución las cosas pueden cambiar……

A Pepe le van más las armas y es que sus cuatro hermanos están combatiendo, Madrid está libre de fascistas gracias a ellos, le cuenta orgulloso a su amigo Javier.

Mientras sus madres hacen cola para recoger sus raciones cada vez más escuetas de pan, los niños juegan. Los bombardeos durante la noche han sido duros, pero como un milagro amaneció un nuevo día para ellos.

     -  Hoy toca jugar a la guerra – dice aunque no muy convencido Javier a su amigo. 

 - No es que tenga mucha gana – contesta Pepe para alegría de su amigo.

Con trozos de aquello que antes fue una casa vuelven a construir, sonríen imaginando una nueva realidad, el final de todo, tiempos de paz.

  - Sabes Javier – dice Pepe – creo que de mayor yo también seré albañil como tu…..

CÓRDOBA VERANO 1959

Víctor se encuentra en el momento y el lugar ideal, todo sería perfecto sino fuera por esos 40 grados a la sombra. Hoy la siesta ha sido corta, no ha podido dormir casi, por eso se acaba de escapar sigilosamente mientras su tía duerme. Se sienta en el poyete de la casa, observa la quietud de la plaza y algo lejos escucha los pelotazos y los gritos de unos niños más o menos de su edad.

     - Ozu chiquillo, que jaces aquí con la que cae…..- es uno de los vecinos que vuelve de trabajar.

Víctor  sonríe, es un niño tímido y no siempre está dispuesto a entablar conversación, le espera todo un verano en Córdoba, es feliz y le importa un bledo la calor.

Los ve llegar con las mangueras y enseguida se lía una algarabía de chiquillos, estos, se meten en un portal a esconder la pelota, pero salen todos corriendo completamente desnudos. Mientras los trabajadores del ayuntamiento comienzan a regar ellos los provocan con su cantinela:

     - La manga riega y aquí no llega, la manga riega y aquí no llega……

La respuesta no se hace esperar en forma de grandes chorros de agua de las mangueras. Risas, saltos y gritos van persiguiendo a los regantes. Víctor ríe abiertamente, le encantaría estar allí pero tiene prohibido jugar con los golfillos de la calle. Una voz familiar le saca de su ensueño:

   -Víctor a merendar……

Deja por momentos el calor de la plaza y entra dentro, a lo largo del verano se hará amigo de los niños, pero nunca saltara desnudo ante el chorro del agua. Es demasiado tímido y le da vergüenza andar desnudo por la calle…..

 

* Este ultimo dedicado a mi hermano.

 

 

 

Publicado la semana 48. 30/11/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
48
Ranking
0 11 0