40
ALAS DE TRAPO

JAMAICA

JAMAICA

Ha pasado la noche intranquilo en una especie de duermevela, los nervios situados en el estómago corrían cual ratoncitos  de la tripa hasta la boca. Se levanta ya sin sueño cerca de las ocho, desayuna un bol de leche con cereales y sale de casa presuroso. Le ha dicho a su madre que hoy toca ir con el casal de excursión, aunque su idea es otra, bajo su pantalón corto lleva puesto el bañador, en la mochila la toalla y así con paso firme pero lento se acerca al lago camino de Jamaica. Va a pie porque aún no es merecedor de saber el lugar donde el resto de la colla[i] esconde sus bicicletas. Si porque desde la última vez que a Marc se le ocurrió dejar la bici fuera tuvieron un marrón de los gordos: apareció la policía local y por poco se libraron de una multa de aquellas que hacen historia y es que en l’estany[ii] de Banyoles solo está permitido bañarse de forma “legal” en la caseta de fusta[iii], el club natación y els banys vells[iv].

A medida que se acerca al bosque, va sintiendo el corazón desbordado, ¡que nervios! ¿Quién le mandaría a el meterse en estos berenjenales? Si ya lo sabe…..en septiembre empieza por primera vez las clases en el instituto y en este nuevo andar de su vida no quiere ser el niño melindroso de la escuela. Ahora es mayor, tanto que es posible que lo acepten en la colla. Ay! si no fuera por Marc que tiene el don de la sociabilidad, tan diferente de él y tan amigo a la vez.

Cuando llega al lugar se escucha el chapoteo en el agua, gritos, risas todo ello incompatible con su miedo.

-         Venga valiente!

-         Pero si ha venido, con lo miedicas que es…..

-         Ya os dije yo que vendría – dice Marc

La encina enorme debe medir más de seis metros, sus pies descalzos se recogen en cada rugosidad, poco a poco se va cubriendo de hojas que pinchan su cuerpo semidesnudo, las últimas ramas, mucho más delgadas van blincándose bajo su peso, aprieta con fuerza los dientes para que no sientan su castañeo. Abajo l’estany ¿tendrá suficiente profundidad? Mira que su padre le ha dicho…..no quiere pensar. Cierra los ojos, retiene la respiración y se lanza mientras escucha el grito de guerra:

¡Jamaica!!!!

Después el agua y el sol, las risas, las palmados, los abrazos. Ya es un miembro más de la colla, le espera un verano lleno de aventuras, la mayoría en un lugar de l’estany inaccesible a los mayores y que se llama Jamaica.

 

[i] Grupo de chicos y chicas que se reúnen normalmente a partir de la adolescencia, aunque muchas de las collas perviven en el tiempo, sobre todo en ciudades pequeñas como Banyoles.

[ii] Estanque, lago…..

[iii] Zona de baño publica que esta ubicada donde hace muchísimos años hubo una casa de madera.

[iv] Baños viejos

Publicado la semana 40. 04/10/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter
Género
Relato
Año
I
Semana
40
Ranking
0 42 2