Semana
22
ALAS DE TRAPO

EL PREMIO

Género
No ficción
Ranking
0 51 0

El enorme caserón ocupaba gran parte de una manzana en el centro de la pequeña ciudad, el resto de viviendas se repartían siguiendo la horizontalidad de la casa, era posiblemente una de las familias más ricas del  lugar, sus propiedades  abarcaban desde la mayor fábrica de curtidos, casas de inquilinos, centenares de besanas de tierra, bosques y esta última adquisición: una manzana de casas en cuyo centro se ubicaba la enorme casa señorial donde enseguida se establecieron.

La entrada era por la calle Mayor, una calle estrecha y de aspecto medieval, pero lo mejor de todo aquello era la muralla. Se encontraba está en la parte posterior de la casa, pero para verla bien habías de atravesarla y salir al enorme jardín y a los huertos.

Todo esto sucedía a mediados de los años 20 del siglo pasado, Marcel Teixidor era el único hijo del rico hacendado. Hay quien dice que todo empezó con unas fiebres muy altas la cuestión es que el pequeño que no contaba más de siete años de edad quedo inmóvil cual un vegetal, mirando tristemente la luz que se filtraba tras la ventana. Fueron años duros donde parte de los tratamientos se llevaban a cabo poniendo sanguijuelas sobre el enfermo, tiempos oscuros que el niño soporto estoicamente. Y una promesa del padre:

   -Cuando todo esto acabe, te habrás ganado el mejor premio que puedas desear.

Y la respuesta de Marcel no se hizo esperar:

    - Padre, lo que más deseo es pasear cerca del cielo.

El milagro sucedió a medias,  fue gracias a un médico higienista quien recomendó sacar al ya muchacho de la oscura habitación y colocarlo sobre una silla de ruedas. Horas estirado desnudo bajo el sol, alimentación saludable, aire limpio. Y mientras el chico iba sanando los cambios en la muralla iban sucediendo, ese iba a ser su premio.

Durante más de catorce años viví en un piso habilitado como un loff con unas enormes arcadas, abajo y claramente veía cada día sobre el trozo de muralla que aun pervive un paseo completamente adaptado que lo recorre a de punta a punta. Alguien me explico que desde aquel lugar un muchacho joven y soñador cada día paseaba en un silla de ruedas lo más cerca posible del cielo.

 

Publicado la semana 22. 28/05/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter