Semana
02
ALAS DE TRAPO

EN EL PARAISO

Género
Relato
Ranking
0 86 0

EN EL PARAISO

La elegí a ella por su aspecto vulnerable, con esa pose inocente me pareció que sería mucho más fácil de convencer que él, ese homo erectus de frente protuberante, cuerpo peludo y con esos músculos….vamos que me coge del cuello y hace de mi un nudo que ni la liana más liada.

- ¿Te apetece? – y pongo mi voz más melodiosa i siseante.

- Pues no se – dice ella - ¿sabes si engorda? ¿Cuántas calorías tiene?

- No, te aseguro que no engorda, cero calorías creo recordar….

- Y con ese color tan rojizo  - añade ella pensativa- ¿no me robara el color de mis mejillas?

- Yo creo que más bien será lo contrario, que te dará un color precioso, ya verás….

- Pero – vuelve a hablar ella – es que muy rojo, muy rojo, tampoco es que me guste mucho.

- No que va – añado, (suerte que no hace mucho hice un curso de esteticiene) el color rojo fuego suave da un color y una textura perfecta, ya verás…..

- Es que – añade – hace unos días comí unas fresas y se me lleno la cara de granitos.

- Eso es porque las fresas son de color rojo fuego intenso, y ya sabes con tanta intensidad….

- Pero – dice mirándome de forma insinuante – seguro que no cogeré ni un solo gramo….

- Te juro que ni uno solo, además – añado – el gusto es delicioso, seguro que no has probado nada igual….

- Mira que soy bastante delicada – y me hace un mohín con su nariz respingona – y no me gusta probar cosas nuevas así como así….

- Cuando la pruebes – digo yo sacando todas mis dotes de vendedora- no podrás vivir sin comerlas.

- Si – dice ella – pero entonces me engordare….

Y dale con la gordura, pero si esta chica para mi gusto estaría mucho mejor con unos cuantos kilitos más…..

- Te juro – digo intentando parecer más que convencido – que es una fruta de efecto contrario. Cuantas más comes más adelgazas….

- No sé, no se….¿Seguro que no me engañas? Porque tú con tal de vender….

- Que no te vendo nada – digo con mi pose seductora – te la regalo, ya ves….

- Pues alguna cosa tendrá – dice ella casi irritada – que hoy nadie regala nada porque si.

Más de dos horas, me he tirado más de dos horas discutiendo, que si kilos, que si cutis, que si pechos….agotada, estoy que ni veo, porque encima el sol lo tenía de cara, así que me he ido así sin más, aunque ahora que pienso ¿Qué ha pasado con la dichosa manzana?

P.D. Acabo de ver a Dios expulsando al hombre y a la mujer del paraíso, no se como ha sucedido, misión cumplida.

Publicado la semana 2. 09/01/2018
Etiquetas
Compartir Facebook Twitter